¿Sabía usted que la caída de cabello afecta emocionalmente a adolescentes con cáncer durante tratamiento?


POR AGENCIA

COSTA RICA.-Uno de los efectos secundarios más frecuentes del tratamiento contra el cáncer es la caída del cabello. ¿Qué va a pasar con mi cabello?, es una pregunta común en las consultas oncológicas. Este efecto afecta emocionalmente más a los jóvenes, especialmente a las mujeres que a los adultos, causando angustia, tristeza y preocupación en su apariencia física.

Algunas quimioterapias causan alopecia en todo el cuerpo y otros no necesariamente lo producen, sin embargo, en cada paciente es distinto, según el tipo de medicamento que se le administra y la dosis, por esta razón es importante consultarle a su médico tratante si su quimioterapia produce este efecto secundario, con el fin de estar preparado.

El cabello no suele caerse de inmediato, puede ser gradual, o bien, solamente cambia su apariencia a más fino y opaco.

“Con el fin de aminorar el impacto emocional, se le sugiere a las personas que se le están aplicando aquellas quimioterapias que producen alopecia, ir bajando el volumen y el largo o la cantidad de cabello poco a poco, desde antes de iniciar el tratamiento y no durante la quimioterapia; ya que, por haber empezado la quimioterapia, el cuero cabelludo queda sensible y se prevé alguna infección a la hora de pasar la máquina cortadora”, aconseja el psicooncólogo Rodbin Campos.

Proyecto Daniel acompaña a muchos adolescentes para que el proceso sea más llevadero, desde antes de iniciar el tratamiento con su cabello largo, y durante el tratamiento en el que se dan los cambios, hasta mudar cabello nuevo.

En muchas ocasiones ellos nos cuentan que la parte más difícil de su proceso es enfrentar la caída de cabello, es una de las partes de su cuerpo que más les gusta o aprecian, tanto hombres como mujeres; es ahí donde Proyecto Daniel les extiende apoyo emocional, motivándolos y mostrándoles que no están solos, que es solamente una transición y que hay más chicos en su misma condición para que no se sientan extraños en su apariencia física”, comentó Ligia Bobadilla presidenta y fundadora de Proyecto Daniel.

El cabello generalmente comienza a crecer nuevamente alrededor de 1 a 3 meses después de finalizada la quimioterapia. A menudo, se tarda de 6 a 12 meses en volver a crecer por completo. Puede crecer más fino, más áspero, rizado o de un color diferente. El cabello suele volver a la normalidad con el paso del tiempo.

Campos recalca que la afectación emocional se da en mayor medida en mujeres que en hombres. Así mismo, insta a buscar apoyo en organizaciones, fundaciones, o bien, de profesionales dentro de los hospitales donde son atendidos; esto ayuda a sobrellevar el proceso y a sentirse mejor.