Rio de Janeiro se convierte en capital tecnológica mundial con la Web Summit

Comparte en redes

La segunda edición en la ciudad brasileña de esta conferencia, conocida también como la «Davos de los geeks», recibe durante tres días a más de 600 oradores y creadores y directores de más de 1.000 startups.

BRASIL.- Los impactos de la inteligencia artificial o el papel de la tecnología en los derechos humanos y el cambio climático son debatidos desde este martes en Rio de Janeiro en la Web Summit, uno de los mayores eventos tecnológicos mundiales..

La alcaldía de la ciudad estima que 40.000 personas asistirán por día al evento, que inyectará en la economía local unos 33 millones de reales (6,4 millones de dólares).

Esta edición «es mayor y mejor que la última», aseguró el martes en la apertura de la cita el alcalde Eduardo Paes.

«Nuestra misión es transformar Rio en la capital de la innovación de América Latina» y el encuentro es «parte fundamental» de ese objetivo, agregó.

Los debates este año «se centran en el papel de la tecnología para abordar cuestiones globales cruciales, como la inteligencia artificial, la tecnología financiera, el cambio climático y los derechos humanos», según Artur Pereira, director de Web Summit para Brasil y Portugal.

Para mejorar la representatividad de las mujeres en un sector preponderantemente masculino, el 45% de las empresas emergentes presentes este año fueron creadas o son conducidas por ellas, la proporción más alta que ha tenido la conferencia, según la organización.

La Web Summit Rio representa «una oportunidad» para convocar a los liderazgos tecnológicos «en la ya dinámica y rápidamente creciente escena tecnológica de América Latina», agregó Pereira.

A la cita asisten gigantes como IBM, BYD, Salesforce, Huawei y JP Morgan, junto con startups de todo el mundo.

Jóvenes activistas indígenas, creadores de fintech, plataformas de IA, influencers y el legendario músico brasileño Gilberto Gil están también entre los conferencistas.

La Web Summit tiene lugar en pleno debate sobre la regulación de las redes sociales en Brasil, después de que el magnate estadounidense Elon Musk amenazara a la justicia brasileña con desbloquear cuentas cerradas en X por desinformación.

La cita anual, creada en 2009, se celebró en Dublín hasta 2016, cuando se mudó a Lisboa, donde tiene lugar cada noviembre.

La edición de Rio, que se realiza en paralelo, se estrenó el año pasado y se repetirá por lo menos hasta 2028. AFP es medio asociado del evento este año.

Paddy Cosgrave, cofundador de la Web Summit, reivindicó su espíritu de «comunidad».

«Algunos avances tecnológicos, relaciones, asociaciones y empresas increíbles surgieron de nuestros eventos», escribió la semana pasada en X, al anunciar que retomaba la conducción de la cita.

El empresario irlandés dio un paso al costado el año pasado tras verse envuelto en una polémica por criticar la campaña de Israel en Gaza en respuesta a los ataques del movimiento islamista palestino Hamás.

Sus comentarios llevaron a Google, Meta, Intel, Siemens y la comediante estadounidense Amy Poehler, entre otros, a cancelar su asistencia a la Web Summit en Lisboa en noviembre.