«Meteorismo intestinal»: ¿qué elementos la complican, según el naturópata Martínez?

Comparte en redes

«Nadie necesita una soda para ser feliz, al contrario, el daño que genera a nivel abdominal y gastrointestinal es demasiado fuerte», advirtió Martínez.

EL SALVADOR.- En Las Cosas Como Son, el naturópata Wilfredo Martínez abordó el tema de «meteorismo intestinal», que definió como la presencia de abundantes gases en el intestino, lo que provoca distensión abdominal que puede ser molesta.

En concreto, Martínez dijo que el «meteorismo intestinal» es ese ruido similar a «burbujas que revientan» en el sistema digestivo, sobre todo en la parte intestinal, pero que también se puede generar en el estómago en forma de eructo. Esta producción de gases, se complica cuando existen elementos que se integran:

Por ejemplo, comer rápido y estar platicando cuando comes, afirmó Martínez, explicando que en ese sentido, existe la presencia de dióxido de carbono, oxígeno y gas metano que se comprime y provoca lo que es la flatulencia. «A esto se debe agregar que por la velocidad con que se come, a veces, existe cierto tipo de alimentos que no se descomponen en el tiempo requerido y se produce el famoso gas amonio, que se forma en el intestino grueso a partir de la descomposición de los residuos alimenticios», indicó.

Este síntoma, también está relacionado con la leche de vaca, debido a que el ternero tiene cuatro estómagos, en los que la beta lactoglobulina, enzima contenida en la leche de este animal, puede ser digerida de manera efectiva. Por el contrario, «los seres humanos solo tienen uno, que no está diseñado para absorber la leche de la vaca. No debemos tomar leche de ningún animal», sostuvo.

Asimismo, tomar gaseosa cuando está comiendo es otro problema que puede provocar «meteorismo intestinal». «Nadie necesita una soda para ser feliz, al contrario, el daño que genera a nivel abdominal y gastrointestinal es demasiado fuerte. Es más, ni siquiera deberíamos de estar tomando agua, ni refrescos a la hora de comer sólidos», advirtió.

Finalmente, Martínez recomendó que lo más sano es comer despacio. Por lo que, también se debe cuidar de no comer con música estridente, «porque se comprobó que inconscientemente mastican al ritmo de la música. Los problemas digestivos bajan hasta en un 97 % con música de fondo suave de piado», concluyó.