Alzheimer, una enfermedad silenciosa ¿Cómo se sabe cuándo una persona lo tiene?

Comparte en redes

Esta enfermedad no tiene cura, pero es necesario tratarla para que el paciente pueda tener una mejor calidad de vida.

ESTILO DE VIDA.- La enfermedad de Alzheimer es una afección neurodegenerativa progresiva que se caracteriza por el deterioro continuo de las funciones cognitivas, pues afecta en gran medida a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, la capacidad de aprendizaje y el lenguaje.

De acuerdo con los expertos, el avance de esta enfermedad lleva a una pérdida de autonomía y a una necesidad creciente de asistencia en las actividades diarias; por ello, es importante que el paciente inicie un tratamiento a tiempo, con el fin de controlar sus consecuencias.

Aunque actualmente no existe cura para el Alzheimer, hay tratamientos disponibles que pueden ayudar a manejar los síntomas. Estos incluyen medicamentos para la memoria, estrategias como terapias cognitivas y cambios en el estilo de vida que buscan mejorar la calidad de vida de los afectados.

Los síntomas del Alzheimer generalmente se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo, pasando de ser leves a causar consecuencias graves. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Pérdida de memoria: dificultad para recordar información es uno de los primeros síntomas y con el tiempo, la pérdida de memoria se agrava.
  • Desafíos en la planificación o solución de problemas: las personas pueden experimentar cambios en su capacidad para desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Puede ser más difícil concentrarse y puede llevar más tiempo hacer cosas que antes hacían más rápido.
  • Dificultad para completar tareas familiares: la realización de tareas diarias; ya sea en el hogar o en el trabajo se torna complicada. Esto puede incluir olvidar las reglas de un juego favorito o cómo llegar a un lugar.
  • Confusión con el tiempo o el lugar: las personas con Alzheimer pueden perder la noción del tiempo, fechas, estaciones, entre otras. Además de tener problemas para entender algo si no está sucediendo inmediatamente.
  • Problemas con la comprensión visual y espacial: esto puede incluir dificultad para leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, lo que causa problemas en el momento de conducir o adelantar otro tipo de tareas.
  • Problemas de palabras al hablar o escribir: dificultad para seguir o unirse a una conversación, incluso, en medio de un diálogo pausan sin idea de cómo continuar o repetir ellos mismos. También pueden luchar para encontrar las palabras correctas o llamar las cosas por el nombre equivocado.
  • Colocación de objetos fuera de lugar: pueden perder cosas y ser incapaces de recordar dónde las dejaron.
  • Disminución o falta de juicio: puede haber cambios en la toma de decisiones, evidente en la gestión del dinero o la atención a la higiene personal.

 Por esta razón, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aconseja realizar una resonancia magnética antes de comenzar el tratamiento y continuar con seguimientos periódicos.