Suecia se une oficialmente a la OTAN y se convierte en el aliado número 32

Comparte en redes

Ulf Kristersson entregó el instrumento de acceso al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

SUECIA.- Suecia se convierte formalmente este jueves, 7 de marzo de 2024, en el 32º miembro de la alianza atlántica, después de que Hungría levantara el último obstáculo.

El primer ministro sueco, Ulf Kristersson, fue a Washington para formalizar el proceso, haciendo entrega del instrumento de acceso al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, con lo que se certifica su histórica entrada en la alianza.

En ese marco, Suecia es la última nación nórdica en pasar a integrar las filas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Blinken afirmó que es un honor «ser el primero en dar la bienvenida» a Suecia como trigésimo segundo miembro de la OTAN, que se amplía por segunda vez desde el comienzo de la invasión rusa en Ucrania hace poco más de dos años, después de la entrada de Finlandia el año anterior.

«Suecia aporta capacidades en el Ártico y el Mar Báltico», declaró Blinken tras la ceremonia de entrega del instrumento de adhesión.

Por su parte, Kristersson aseguró que este día es «histórico» para el país, que completa la incorporación de todos los países nórdicos bajo el paraguas de la OTAN y completa la inclusión de la práctica totalidad del mar Báltico en la alianza, algo de gran importancia estratégica.

«Compartiremos las responsabilidades, las obligaciones y los riesgos con los otros aliados», afirmó.

«Estamos agradecidos y también orgullosos. Cumpliremos con las altas expectativas de todos los aliados de la OTAN», agregó.

En mayo de 2022, cuando, junto con Finlandia, solicitó el ingreso a la alianza, los responsables de la OTAN le aseguraron al Gobierno sueco que su proceso de incorporación sería el más rápido de la historia.

Sin embargo, no fue así. Mientras que Finlandia logró la aprobación de los miembros y, de ese modo, entrar a la OTAN en abril de 2023, Suecia permanecía excluida con respecto a sus vecinos nórdicos, Noruega y Finlandia.

Fue la oposición de Turquía y Hungría las que obligaron a Suecia a aceptar ese largo retraso antes de poder ingresar en el paraguas de seguridad de la OTAN.

Oscar Jonsson, investigador de la Universidad Sueca de Defensa, afirma que el hecho de haber declarado su deseo de ingresar en la OTAN, pero verse bloqueado por sus posibles aliados, era el «peor lugar» para que Suecia se quedara varada, aunque fuera temporalmente.

«Si nos fijamos solo en los datos empíricos recientes, se puede ver que Rusia ha invadido dos Estados que percibía como en camino a entrar a la OTAN», dijo a DW, refiriéndose a Georgia y Ucrania, «pero a ninguno de los Estados miembros de la OTAN».

La aprobación del Parlamento turco tardó unos 20 meses, y la de Hungría, incluso unas semanas más. En ambos casos, fueron necesarios esfuerzos diplomáticos adicionales.