¿Por qué la Fórmula 1 canceló el GP de Emilia-Romagna?


El Gobierno y la FIA han acordado anular la carrera, al no poderse garantizar la seguridad ni ejercer más presión a los servicios de emergencia, ya saturados por el paso del ciclón Minerva.

ITALIA.- El Gran Premio de Emilia-Romaña, sexta prueba del Mundial de Fórmula Uno, que se debía disputar el domingo en el circuito de Imola (Italia), fue cancelado ante la emergencia climática que vive la región.

La decisión se ha adoptado tras las conversaciones entre todas las partes implicadas y después de que el vicepresidente del Gobierno italiano y ministro de Infraestructuras, Matteo Salvini, considerara que ante la situación generada era «oportuno aplazar el Gran Premio» para centrar la atención en las tareas de rescate.

En un comunicado emitido por la organización del Mundial, explica que «La decisión se ha tomado porque no es posible celebrar el evento con seguridad para nuestros aficionados, los equipos y nuestro personal, y es lo responsable dada la situación a la que se enfrentan las ciudades de la región. No sería correcto presionar aún más a las autoridades locales y a los servicios de emergencia en estos difíciles momentos», afirma el escrito.

La organización del Mundial de Fórmula Uno envía asimismo «sus pensamientos a las personas y comunidades afectadas por los recientes acontecimientos en la región de Emilia-Romaña» y «rendir homenaje a la labor de los servicios de emergencia que están haciendo todo lo posible para ayudar a los necesitados».

Este mismo martes las lluvias torrenciales que azotan buena parte de Italia obligaron incluso a evacuar el Autódromo Enzo e Dino Ferrari, el circuito en el que se tenía que disputar el Gran Premio.

El desbordamiento del río Santerno rodeó de agua las instalaciones deportivas, anegando varios tramos de carreteras cercanos a la pista, además del aparcamiento y de algunas colinas con césped sobre las que se instalan las gradas para el público.

Según los últimos datos, al menos cinco personas han fallecido y una está desaparecida tras las inundaciones que han arrasado localidades enteras de la región y donde se cuentan más de 5.000 evacuados e importantes problemas en el servicio eléctrico, de telefonía y en la viabilidad.