Ministro Monroy asegura que todavía siguen pandilleros delinquiendo en las calles, «por lo tanto el Régimen de Excepción sigue siendo necesario sino este trabajo se echaría a perder»

Comparte en redes

El ministro de Defensa añadió que en el año 2022 la tasa de homicidio en El Salvador era de 7.8 por cada 100,000 habitantes y en 2023 la cifra bajo a 2.4

EL SALVADOR.- El pasado fin de semana, se instaló un nuevo cerco de seguridad en las colonias Tikal 1, 2 y 3, Valle del Sol y La Chintuc, en el distrito de Apopa con el propósito de desarticular los remanentes de pandillas, en ese sentido, el ministro de Defensa Nacional, René Francis Merino Monroy aseguró que el Régimen de Excepción «sigue siendo necesario sino este trabajo se echaría a perder».

«Hay algunos (pandilleros) que todavía siguen en eso y solo nos indica que no renuncian a su naturaleza, por lo tanto el Plan de Seguridad del Régimen de Excepción sigue siendo necesario sino este trabajo se echaría a perder y regresaríamos al pasado y eso lo entiende la población», declaró Monroy este martes en una entrevista televisiva.

El ministro de Defensa señaló que la delincuencia había sobrepasado las capacidades de la institución policial y la única forma de revertirlo era involucrando a la Fuerza Armada y con las denuncias de la población se han logrado identificar a miembros de pandillas. «Todavía hay pandilleros, la población misma denuncia y esto es algo bien positivo porque ya tiene valor la población, al fin la gente confía en la autoridad».

Monroy explicó que las comunidades de Apopa eran dominadas por pandilleros de la 18, donde ocurrían hechos desde extorsiones y amenazas en contra de la misma población del sector, pero ahora con la reciente intervención se espera eliminar los remanentes.

«Antes la población no tenia más que aguantar, ahora la población cuando ve una persona extraña o a alguien de su vecindario que esta haciendo actividades que están relacionadas con el actuar de las pandillas como extorsionar, amenazar o querer continuar reclutando, entonces la población comienza a poner denuncias y se comenzaron a tener las denuncias de ese sector de la población», argumentó el funcionario.

El ministro de Defensa indicó que los remanentes de pandillas se habían adaptado al trabajo que se venia realizando la institución, ya que muchos de ellos ya no cuentan tatuajes alusivos, sin embargo, aseguró que se emplea de una investigación exhaustiva para garantizar que los capturados sean definitivamente miembros de pandillas.

«Algunos de ellos ya no tienen tatuajes y en un principio encontrarles tatuajes en su cuerpo ya era un indicador, pero luego cuando ya encuentran pandilleros que ya no tienen tatuajes, el trabajo es diferente porque tenemos que hacer otros procedimientos para estar seguros con la información que nos brindan la Policía Nacional Civil que ellos tienen una ficha y también se dan situaciones en los cuales no están fichados por uno u otro motivo no los habían fichado pero son pandilleros, entonces ya para esto el trabajo que realiza la Policía, en cuanto a la investigación, el empleo de la tecnología que nos garanticen que esas personas son definitivamente pandilleros», detalló.

En ese sentido, Monroy enfatizó que «mientras sigan existiendo pandilleros que sigan actuando como lo están haciendo hasta el momento, nosotros no podemos dejar de aplicar la ley que se esta aplicando en este momento porque ya esta demostrado que de otra forma es como ellos podían continuar actuando».

El ministro de Defensa añadió que en el año 2022 la tasa de homicidios en El Salvador era de 7.8 por cada 100,000 habitantes y en 2023 la cifra bajo a 2.4 y se proyecta que al cierre del 2024 la tasa de homicidios sea entre 1.5 y 2 por cada 100,000 habitantes.