Más de 50 AgroMercados han sido establecidos en diferentes puntos del país garantizando precios muy bajos


Defensoría del Consumidor ha realizado 8,300 verificaciones en gasolineras, para asegurar los precios de combustibles

El SALVADOR-En una entrevista televisiva el presidente de la Defensoría del Consumidor, Ricardo Salazar, indicó que se han realizado más de 8,300 verificaciones en gasolineras, por el régimen temporal de regulación de precios de combustibles. También mencionó que “7,700 verificaciones han sido ejecutada a materia de glp: «El gas licuado de petróleo aún se encuentra regulado».

Además agregó sobre la verificación desarrollada en los precios de alimentos: «Más de 149,000 inspecciones hemos realizado en toda la cadena de suministros de alimento». Salazar señaló que han sido 116 casos han sido presentados al Tribunal Sancionador por incremento injustificado de precio y obstaculización a la labor de la Defensoría.

50 casos han sido sancionados, que superan los $152 mil», añade el presidente de la Defensoría,sobre las investigaciones por incremento injustificado de precios y obstaculización a la labor de la institución.

Además incluyó que «Se ha logrado amortiguar el efecto de una crisis, que desde el año pasado estamos viviendo, de altos costos de producción». El presidente además reitreró que «Más de 50 AgroMercados están en diferentes puntos del país, realizando la labor de distribución de productos como huevo y frijoles, a precios muy por debajo a los que ofrecen los supermercados».

Además afirmó a través de los AgroMercados, «se está acercando el productor al consumidor, a fin de brindar precios accesibles a la población,.»

Asimismo Salazar rescató: «Hemos estado en diferentes colonias, donde tanto los equipos de la Defensoría del Consumidor y la Autoridad del Agua están realizando visitas para constatar denuncias de los habitantes».

Finalmente el titular agregó que «Hemos recuperado más de $70 millones, a favor de 388 mil consumidores», acota el presidente de la Defensoróa, sobre el trabajo de la institución que dirige, a fin de proteger el bolsillo de los salvadoreños.