Los alimentos imprescindibles para combatir la ola de resfriados, gripe y COVID-19

Comparte en redes

Tienen propiedades que nos ayudan a tener un sistema inmunitario preparado para hacer frente a los virus respiratorios y mejorar los síntomas con los que responde, como la tos y la inflamación de garganta.

ESPAÑA.- Según expertos los siguientes alimentos ayudarán a combatir síntomas como la tos y los estornudos y fortalecen el sistema inmunitario, manteniendo a raya gripes, COVID-19 y resfriados.

  1. AJO: REFUERZA LAS DEFENSAS
    El ajo contiene un compuesto llamado alicina, que es un poderoso antioxidante y tiene propiedades antimicrobianas. También ayuda a reforzar el sistema inmunológico al estimular la producción de glóbulos blancos, que son responsables de combatir las infecciones. Puedes tomarlo crudo o añadirlo a tus platos.
  2. CEBOLLA: ANTISÉPTICO NATURAL
    La cebolla contiene compuestos azufrados con propiedades antisépticas, por lo que es otro buen remedio para los resfriados de invierno. Durante estos días, te reconfortará especialmente tomar una sopa de cebolla calentita para cenar.
  3. ZUMO DE NARANJA: VITAMINA IMPRESCINDIBLE
    Sobrellevarás mejor el resfriado si incluyes cítricos en tus menús. La naranja o la mandarina son frutas ricas en vitamina C que, aunque no evitan que cojas un resfriado (como muchos creen), sí estimulan las defensas, lo que ayuda a tu cuerpo a estar más fuerte y preparado para superarlo.
  4. MIEL: SUAVIZA LA GARGANTA Y LA TOS
    Desde siempre la miel se ha utilizado para aliviar el dolor de garganta y, mezclada con leche o con limón, para calmar la tos. Aunque según un estudio reciente, puede ser tan eficaz como el de los medicamentos antitusivos (contra la tos) con la ventaja de que carece de efectos adversos. Ahora bien, no se aconseja a niños menores de un año por el riesgo de botulismo.
  5. CALDO DE POLLO: ELIMINA MUCOSIDADES
    El caldo de ave o sopa de pollo no solo reconforta en los estados catarrales. Tomar caldos desgrasados ayuda a prevenir la deshidratación, mejorar la congestión nasal y favorecer la eliminación de mucosidades. Además, según la Clínica Mayo (EE. UU.), los líquidos calientes contribuyen a reducir la inflamación de la garganta.
  6. CARNES BLANCAS Y CEREALES INTEGRALES: ACELERA LA RECUPERACIÓN
    Al parecer, tomar 75 mg al día de zinc parece contribuir en la disminución de la duración de los resfriados entre un 20-40%. Ten en cuenta que los alimentos más ricos en este mineral son las carnes blancas, el marisco, el pescado, los frutos secos, los cereales integrales y las legumbres. Inclúyelos en tu dieta.
  7. LEGUMBRES: ESTIMULA LAS DEFENSAS
    Las legumbres como los garbanzos aportan vitaminas B6, B12 y B9 (ácido fólico) que participan en la formación del ADN y de las proteínas implicadas en el sistema inmunitario. Y su papel es tan decisivo que estudios recientes han demostrado que, por ejemplo, el déficit de vitamina B6 reduce la inmunidad celular en personas sanas de edad avanzada, mientras que si se repone esa carencia las defensas se normalizan.
  8. PROBIÓTICOS: CUIDAN LA MICROBIOTA INTESTINAL
    El yogur, el kéfir, la col fermentada o el miso contienen bacterias ácido lácticas (lactobacilus) que mantienen el equilibrio de la flora bacteriana intestinal y que podrían contribuir a reducir la intensidad de los síntomas de un resfriado, según se ha podido observar en un estudio publicado en la revista British Journal of Nutrition.
  9. AGUA: HIDRATA LAS MUCOSAS
    Si cuando estás resfriada no tienes hambre, durante los dos primeros días no hace falta que comas muchos alimentos sólidos, pero sí líquidos como zumos caseros, purés o sopas. Yes fundamental que bebas la cantidad suficiente de líquidos (entre 8 y 10 vasos de agua) para facilitar la eliminación de moco e hidratar las mucosas.