La música es clave para prevenir el deterioro cognitivo en la vejez

La música retarda el deterioro cognitivo

El aumento de la longevidad lleva a que, cada vez más, las personas se interesen por mejorar su calidad de vida para vivir de la mejor manera posible durante la adultez.

GINEBRA .- Así es que, debido a que se sabe que el deterioro cognitivo es uno de los principales problemas relacionados con la edad, prevenirlo se vuelve prioritario a la hora de pensar en vivir más y mejor. En ese sentido, un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Ginebra halló que aprender a tocar un instrumento podría prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Sucede que, a medida que el cerebro envejece, pierde un rasgo que es de vital importancia: la neuroplasticidad, esto es: la capacidad del cerebro para flexionarse y trabajar en diferentes tareas al mejorar las conexiones neuronales y crear otras nuevas para adaptarse a nuevas tareas.

La clave dentro de la neuroplasticidad es la memoria de trabajo, que describe el tipo de esfuerzo mental necesario para recordar un número de teléfono completo el tiempo suficiente para poder alcanzar el lápiz y el papel para escribirlo, o traducir una oración de un idioma extranjero.

“El envejecimiento normal se asocia con atrofia cerebral y deterioro cognitivo. La memoria de trabajo, involucrada en el funcionamiento cognitivo y la vida diaria, se ve particularmente afectada —aseguraron los autores del trabajo en la publicación de sus conclusiones—. El entrenamiento musical cobró impulso en la investigación sobre la plasticidad cerebral y los posibles efectos de transferencia de las intervenciones sobre la memoria de trabajo, especialmente en el contexto del envejecimiento saludable”.

En este contexto, sobre la importancia de estimular la actividad neuronal no sólo para alcanzar la longevidad sino también para cuidar la salud general del organismo, la especialista y master en Hipertensión Arterial e investigadora del Conicet, Carol Kotliar, había dicho recientemente a Infobae: “Hasta ahora, la ciencia nos dijo que el cerebro tenía un tiempo de vida útil y empezaba a decaer, con un umbral de deterioro a diferente edad, dependiendo de los genes y el estilo de vida. Desde hace un tiempo comprendimos que el cerebro puede seguir cambiando su estructura, aprendiendo y mejorando hasta el último día de nuestras vidas”.

Para el trabajo, los investigadores siguieron a 132 jubilados sanos de entre 62 y 78 años, que nunca antes habían practicado música. Los participantes se dividieron en dos grupos aleatorios: uno tomó clases de piano y el otro recibió lecciones de escucha activa, que se centraron en el reconocimiento de instrumentos y el análisis de las propiedades musicales en una amplia gama de estilos musicales.

Al cabo de seis meses, los investigadores vieron un aumento en el rendimiento de la memoria de trabajo en un 6% y una reducción total en la pérdida de materia gris en el grupo que tocaba el piano.

Los científicos suizos y alemanes demostraron que aprender a tocar el piano en la vejez puede ralentizar el proceso de deterioro cognitivo en personas con poca o ninguna formación musical previa.