Expresidente peruano Fujimori en hospital para ser sometido a biopsia

Comparte en redes

Entre 1990 y 2017 Fujimori ha sido sometido a siete operaciones para extirparle lesiones en la superficie de la lengua conocidas como leucoplasia que en caso de falta de tratamiento podrían convertirse en cáncer.

LIMA- El expresidente peruano Alberto Fujimori, cuya polémica excarcelación provocó que Perú sea considerado en desacato por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, está internado en una clínica para ser sometido a una biopsia que determine una antigua dolencia en la lengua, informó el lunes su hija.

Keiko Fujimori, líder del partido conservador Fuerza Popular e hija del expresidente, indicó en sus redes sociales que la víspera el exmandatario fue internado en un hospital privado donde se le realizará un “examen bajo anestesia general y biopsia en sala de operaciones”.

La hija del expresidente indicó que el objetivo de la biopsia es confirmar o descartar un diagnóstico ambulatorio de “tumor maligno en la base de la lengua con probable metástasis cervical derecha”. Añadió que los resultados tomarán “varios días”.

A mediados de abril, Perú anunció que defendió en un informe ante la CorteIDH la legalidad sobre el polémico indulto humanitario que liberó de la cárcel al expresidente Fujimori.

La posición del gobierno es opuesta a la de los familiares de los 25 peruanos asesinados por militares en 1991 y 1992 mientras Fujimori era presidente (1990-2000) y por los que el expresidente fue condenado como autor intelectual a 25 años de cárcel.

La CorteIDH, el más alto tribunal latinoamericano en derechos humanos y al que Perú está sometido, le pidió en diciembre al gobierno de la presidenta Dina Boluarte no ejecutar una orden del Tribunal Constitucional que ordenó liberar a Fujimori. Al final el gobierno lo excarceló.

Después de la liberación del expresidente, ocurrida el 7 de diciembre, la CorteIDH advirtió a Perú que se encontraba en desacato ante el tribunal internacional y le pidió un informe para que explique con argumentos jurídicos la excarcelación.

Fujimori logró su libertad luego de que el Tribunal Constitucional revivió un indulto presidencial humanitario otorgado en 2017 por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018). Los expertos interpretaron que Kuczynski otorgó el indulto para ganar apoyo parlamentario hacia su débil gobierno de parte de legisladores del partido fujimorista. El indulto fue anulado por la Corte Suprema en 2018.

El expresidente, de 85 años, no se arrepintió de sus crímenes ni pagó la reparación civil. Fujimori tiene otras tres sentencias por corrupción y debe alrededor de 15 millones de dólares al Tesoro, según la Procuraduría especializada en delitos de corrupción.

Fujimori se fugó en 2000 a Japón desde donde renunció tras diversos escándalos de corrupción, incluida la difusión de un video en el que se observaba al jefe de espías de su gestión sobornando a congresistas opositores. En 2005 viajó a Chile donde fue detenido y extraditado a Perú en 2007.