Expresidente de Uruguay José Mujica revela que tiene un tumor en el esófago

Comparte en redes

«Es algo obviamente muy comprometido», señaló Mujica.

URUGUAY.- José Mujica, expresidente de Uruguay e ícono de la izquierda, reveló este lunes que tiene un tumor en el esófago con pronóstico «muy comprometido», pero aseguró que mientras pueda seguirá en la escena política y se dijo «agradecido» por todo lo vivido.

El exmandatario de 88 años, convertido en personaje de culto dentro y fuera de fronteras por su estilo austero y alejado de protocolos, sus ideas progresistas y su defensa del planeta, informó en rueda de prensa que supo del tumor el viernes pasado durante un chequeo médico.

«Y es doblemente complejo en mi caso porque padezco una enfermedad inmunológica hace más 20 años que me afectó entre otras cosas los riñones, lo cual crea dificultades para técnicas de quimioterapia o de cirugía», explicó, en alusión a la vasculitis que le diagnosticaron en 2004.

«En mi vida más de una vez anduvo la Parca rondando el catre (…) Esta vez me parece que viene con la guadaña en ristre y veremos lo que pasa», afirmó.

Consultada por la AFP, la médica personal de Mujica, Raquel Panone, dijo que «no está confirmado» que el tumor sea maligno, aunque «la imagen es sugestiva».

«Tenemos que esperar los resultados de la anatomía patológica y de otros estudios para decidir el tratamiento», indicó, y enfatizó que el expresidente «sigue con su vida normal».

– «Mientras aguante voy a estar» –

Mujica, un exguerrillero que fue luego diputado, senador, ministro y presidente de Uruguay de 2010 a 2015, sigue siendo una figura de peso en el Frente Amplio (FA), la coalición de izquierda que estuvo en el poder desde 2005 hasta 2020, cuando asumió el presidente de centroderecha Luis Lacalle Pou.

El lunes aseguró que seguirá militando políticamente, «fiel» a su pensamiento: «Mientras el rollo aguante voy a estar».

Su delfín Yamandú Orsi, favorito según las encuestas a convertirse en el candidato presidencial del FA para las elecciones de octubre, se dijo consternado con la noticia del tumor, pero alentado por el ejemplo de vida de su mentor.

«Él mismo nos dice que hasta el final de sus días va a seguir con el mismo compromiso de siempre. Es una invitación a todos a redoblar los esfuerzos por un país mejor», declaró Orsi a periodistas.

Figuras de todo el espectro político uruguayo enviaron mensajes de afecto a Mujica, incluido el expresidente Julio Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000). Ambos octagenarios, y durante décadas férreos adversarios y en las antípodas en muchos aspectos de su cosmovisión, acordaron renunciar a su banca en el Senado el mismo día en 2020, en plena pandemia de coronavirus.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, también saludó el lunes «al hermano Mujica». «Eres un faro en la lucha por un mundo mejor», publicó en la red social X junto a una foto de ambos a bordo del legendario Volkswagen «Escarabajo» de Mujica.

– «Que me quiten lo bailado» –

José Alberto Mujica Cordano, nacido en Montevideo el 20 de mayo de 1935, formó parte de los rebeldes MLN-Tupumaros que se levantaron contra gobiernos democráticos durante las décadas de 1960 y 1970.

Aunque derrotados en 1972, muchos uruguayos los culparon de generar las condiciones para el golpe de Estado de 1973 que dio inicio a una dictadura cívico-militar que duró hasta 1985.

Mujica pasó 12 años en prisión durante ese tiempo, gran parte de ellos en régimen de aislamiento.

En su mensaje del lunes dio algunos consejos a los jóvenes.

«Quiero transmitirles que la vida es hermosa y se gasta, se va, y el quid de la cuestión, triunfar en la vida, es volver a empezar cada vez que uno cae», señaló, e instó a elegir siempre el amor sobre el odio.

«La única libertad que existe está en la cabeza y se llama voluntad, y si no la utilizamos no somos libres», enfatizó.

«Por lo demás, estoy agradecido, y al fin y al cabo, que me quiten lo bailado», concluyó entre aplausos y gritos de «¡Vamos Pepe!».

Mujica, que no tuvo hijos, vive con su esposa Lucía Topolansky, exguerrillera como él y exvicepresidenta de Uruguay entre 2017 y 2020, en una granja en las afueras de Montevideo, donde él mismo se ocupa del cultivo de hortalizas.