En medio de duras críticas de hondureños, Castro anunció nuevas medidas para detener a las bandas del crimen organizado y las pandillas


La presidenta de Honduras, Xiomara Castro ha reaccionado a través de redes sociales una lista de medidas para combatir la ola de violencia que azota a su país.

HONDURAS.- Castro ha reaccionado a las imparables críticas del pueblo hondureño ante las cifras altas de homicidios que vive el país hermano.

En horas de la madrugada de este domingo, la mandataria publicó en su cuenta oficial de Twitter las medidas de seguridad que va a implementar.

Castro escribió: «He tomado medidas para darles seguridad ante el brutal y despiadado ataque terrorista a que están sometidos por los matones a sueldo entrenados y dirigidos por los cabecillas del Narcotráfico que opera impunemente en el corredor de la droga; valle de sula».

«Dentro del plan de seguridad Solución Contra el Crimen y el Estado de Excepción se inicia la operación “Candado Valle de Sula” dirigida presencialmente por el Ministro de Seguridad General, Gustavo Sánchez, acompañado por el Coronel Julio A. Ruiz de la 105 brigada y la PMOP».

También dijo: «Se inician múltiples operativos, allanamientos, capturas, y retenes durante las 24 horas, aplicando a partir de este día un toque de queda especial para Choloma; desde las 9 pm, a las 4 am, y en Sps el toque de queda será a partir del 4 de julio. Tiempo 15 dias prorrogables».

Y finalizó anunciando que «la recompensa será de L 800 Mil para quienes faciliten capturas de asesinos en masacres de Choloma y Sps. Las siguientes medidas serán anunciadas por el Ministro de Seguridad. Pido su colaboración para desmontar el crimen que opera impunemente en Honduras»

Tras la riña carcelaria, la viceministra de Seguridad ordenó una «intervención inmediata» en la prisión y aseguró que las autoridades «no vamos a tolerar actos vandálicos ni tampoco irregularidades».

También, hay que recordar que la Comisión Interventora anunció el pasado 18 de abril un conjunto de medidas para poner orden en las cárceles del país que implican el bloqueo de llamadas de móviles, un desarme real de los presos y la clasificación de los reos por peligrosidad, pero esas medidas no fueron suficientes para evitar la masacre en la cárcel femenina que cobro la vida de más de 40 reclusas.