El Papa denunció la represión contra la Iglesia en Nicaragua, donde obispos y sacerdotes han sido privados de libertad

Comparte en redes

Desde las protestas del 2018, el gobierno de Daniel Ortega ha acusado a los sacerdotes de organizarse y orquestar un golpe de Estado.

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco denunció el lunes la creciente represión contra la Iglesia católica en Nicaragua por parte del gobierno del presidente Daniel Ortega.

Doce sacerdotes y un obispo han sido detenidos en los últimos días en el país, donde Ortega comenzó a reprimir a la Iglesia tras las manifestaciones nacionales de 2018.

«Sigo con preocupación lo que está sucediendo en Nicaragua, donde obispos y sacerdotes han sido privados de su libertad», dijo Francisco.

«Expreso mi cercanía en la oración a ellos, a sus familias y a toda la Iglesia en Nicaragua (…) Espero que se pueda seguir el camino del diálogo para superar las dificultades».

«#OremosJuntos por Nicaragua, donde obispos y sacerdotes han sido privados de libertad. A ellos y a toda la Iglesia del país les expreso mi cercanía en la oración, mientras espero que busquemos siempre el camino del diálogo para superar las dificultades», agregó.


Desde las protestas de 2018, Ortega ha acusado a los sacerdotes de organizarse y orquestar un golpe de Estado. Los obispos habían pedido al presidente justicia para los fallecidos durante las protestas y elecciones anticipadas.


En 2023, después de que el gobierno cerrara una universidad jesuita en Managua, el líder mundial de la orden religiosa acusó a Ortega de intentar «asfixiar» a la Iglesia católica y a las instituciones cívicas.