El milagro no es personal

Comparte en redes

Por Julio Rodríguez / Periodista

EL SALVADOR.- Rita nunca salía de su casa sin desayunar. Era un hábito familiar y una rutina práctica de economía.

Un día se quedó sin empleo y las cosas se pusieron mal. Su esposo aportaba poco y dos hijos aún estudiaban. Todo disminuyó, pero la fe aumentó.

Rita ajustó los recursos, todos salían de casa desayunados y ella se quedaba buscando oportunidades. Mientras eso ocurría, por las mañanas varias personas con menos posibilidades pasaban por su casa a veces pidiendo algo de comer o simplemente hurgando en la basura, al principio no puso mucha atención, pero un día preparó un café y un pan con frijoles fritos y otro con huevo y lo compartió, pese a la carencia y sin descuidar a su familia. Después fueron dos, tres cuatro y así variaba con los días, pero siempre compartía de lo poco que tenía.

Lo curioso es que siempre tenía para dar. Algo así como la viuda que ayudó al profeta Elias y que nunca se le acaba el aceite y la harina, pues había dado al hombre de Dios lo último que tenía.

El Señor bendijo a Rita con un nuevo empleo y su hábito de nunca salir sin desayunar de casa varió un poco. Hoy no salía de su vivienda si cargar con ella varios panes cuidadosamente preparados con mucho amor, rellenos de algo y café en bolsas, que repartía por el camino, en la esquina de un semáforo al que hacía malabares, al que vende diarios, al que simplemente pide una ayuda e incluso en su nueva oficina con el ordenanza, el vigilante o algún compañero que no la está pasando bien con su salario.

Así es el milagro, Rita aprendió que quedarse sin empleo, solo fue una forma que el Maestro de Galilea usó para enseñarle que si el milagro no se comparte, no es milagro.

El milagro de los panes y peces no fue porque mágicamente se multiplicaron, sobró hasta para llevar cuando todos compartieron lo que tenían, cuando Jesús les enseñó que compartir es la primera acción concreta de haberle aceptado como nuestro Señor en nuestro corazón.

INICIATIVA 3: PERIODISMO SOCIAL, FE Y ACTITUD.