El diputado Soriano aseveró que el alcalde de Acajutla exige una ley para tener más dinero y gasta $225 mil en fiestas, «las mismas actitudes de los de antes»


Los resultados de la nueva Asamblea, que acompaña «decididamente» al presidente Bukele, «son sin precedentes», en Acajutla se ha ejecutado diversas obras para beneficio de las familias.

El SALVADOR-. El diputado de la Asamblea Legislativa, William Soriano, declaró que el alcalde del municipio de Acajutla, Benjamín Hernández, tiene las «mismas actitudes de los de antes» debido a que «se queja de los diputados porque no tiene el FODES de antes, y exige una ley para tener más dinero» aun cuando la alcaldía se ha gastado hasta $225,000 en fiestas patronales.

Recientemente, el alcalde Hernández, arremetió contra los diputados asegurando que «no les importa» el desarrollo turístico de Acajutla: «Y si en manos de los legisladores de la Asamblea Legislativa está aprobar una reforma a la Ley de Impuestos Municipales para que Acajutla pueda tener más ingresos para mejorar turísticamente y desarrollarse y no lo hacen, es porque no les importa».

«Ellos y nosotros prometimos, en la toma de posesión de Nayib Bukele, trabajar para que las cosas cambiaran, y así como han metido iniciativas de ley bastante productivas y muy buenas, nada cuesta aprobar una reforma a la Ley de Impuestos de Acajutla y apoyarnos», añadió.

Tras las declaraciones, el diputado Soriano cuestionó «¿Por qué no le alcanza el dinero?», ratificando que las deudas de la alcaldía de Acajutla las absorbió el Ministerio de Hacienda. Las obras las asumió la Dirección de Obras Públicas (DOM). La seguridad ha cambiado «RADICALMENTE» en Acajutla, gracias al Gobierno del presidente Bukele y las leyes que aprueban los diputados. Siguen llegando nuevas empresas al municipio.

«¿No le alcanza?», reiteró. En ese sentido, el diputado Soriano señaló que a la alcaldía de Acajutla ingresan $6,700,000 en ingresos propios y cuentas por cobrar; e ingresan $871,000 del FODES.

«¿En qué gastan ese dinero?», cuestionó nuevamente. «Aquí les dejo el detalle», escribió el legislador, dando a conocer que la alcaldía liderada por Hernández gastó $1,000 en dulces: $20,000 en gastos de representación en el exterior del alcalde; $5,000 en remuneraciones diversas del alcalde municipal; $55,000 en arrendamiento de fotocopiadoras; $8,000 en pasajes al exterior; y $225,000 en fiestas patronales, gastos que podrían invertirse en obras para los salvadoreños de Acajutla.

Seguidamente, el parlamentario de Nuevas Ideas preguntó a Hernández: ¿Recuerda cuando amenazó con ir a hacer una marcha en contra del presidente antes de aprobar la DOM?

Para concluir, el diputado William Soriano aseveró que Hernández tiene «las mismas actitudes de los de antes», no obstante, «Nuevas Ideas no se va a detener».

Los resultados de la nueva Asamblea, que acompaña «decididamente» al presidente Bukele, «son sin precedentes», en Acajutla se ha ejecutado proyectos de seguridad, educación y salud.