Conoce tres superalimentos para mejorar la salud

Comparte en redes

Para mantenernos sanos hay que adoptar hábitos saludables, como incluir en nuestra dieta los llamados superalimentos como: quínoa, aguacate y nueces.

ESTADOS UNIDOS.- Hay alimentos que por proporcionar numerosos beneficios a la salud humana por su alto valor nutricional, se les llama superalimentos, que en su composición contienen vitaminas, minerales; proteínas, compuestos bioactivas, como las fibras o los polifenoles.

Los superalimentos se pueden definir como “alimentos con un origen generalmente exótico que no formaban parte de nuestra alimentación habitual hasta hace pocos años, pero que se han promocionado en los últimos tiempos debido a sus efectos en la salud, aparentemente muy poderosos”.

Los especialistas recomiendan incluir en la alimentación algunos de estos superalimentos como las legumbres, las nueces, el aceite de oliva, el pescado azul, el ajo, el brócoli, las verduras de hoja verde, la naranja y el limón.

La quinoa: por sus altos niveles de proteína y fibras, esta semilla, que es conocida también como pseudocereal, es muy popular entre deportistas por su capacidad para crear músculo y ayudar a generar sensación de saciedad, y ayudar a bajar de peso.

La quinoa es rica en vitaminas del tipo B, C, E y antioxidades que ayudan a la salud cerebral y a prevenir el envejecimiento prematuro, también ayuda a evitar la descalcificación de los huesos y dientes, por sus niveles de calcio.

El aguacate: es otro de los superalimentos rico en grasas buenas y fibras soluble e insoluble, lo que ayuda a mejorar los niveles de glucosa en sangre. También es rico en luteína, carotenoide, asociada a “un menor riesgo de degeneración macular y cataratas”, según estudios citados por 20 Minutos.

Las nueces: son una fuente de potasio, magnesio, fibra, fósforo y zinc, es un alimento rico en vitamina B y E. Los investigadores y especialistas en nutrición coinciden en afirmar que el mejor fruto seco.

Por contener sus ácidos grasos y propiedades moduladoras de lípidos, que contribuyen a reducir la inflamación, por lo que se recomienda a personas de más de 50 años.