Al menos un centenar de muertos deja una avalancha enterró aldeas enteras en Papúa, Nueva Guinea

Comparte en redes

El movimiento inusual se dio en plena madrugada, por lo que sorprendió a los pobladores mientras dormían.

NUEVA GUINEA.- «Es un desastre natural sin precedentes», dijo el primer ministro de Papúa Nueva Guinea, James Marape. Una enorme avalancha de tierra sepultó a seis aldeas en el norte de ese país. El primer balance de los equipos de rescate dan cuenta de al menos 100 muertos.

El deslizamiento masivo de tierra sucedió a las 3 de la madrugada. Un torrente de tierra bajó de las montañas y provocó la peor tragedia natural en ese país de Oceanía. La cifra de muertos seguramente irá en aumento porque se escuchan gritos de pedidos de auxilio entre los restos de casas destruídas por el paso de la avalancha de tierra.

Desde la capital, Puerto Moresby, el primer ministro envió todos los equipos de ayuda disponibles hacia la zona de desastre, distante a 650 kilómetros hacia en noroeste del país.

Avalancha sin antecedentes en Papúa Nueva Guinea

Este movimiento de la tierra, en forma de avalancha está siendo catalogada como la peor en la historia para este país de Oceanía. El gobernador de la provincia de Enga dice que el desastre causó “pérdidas de vidas y propiedades” en al menos seis aldeas. En una catástrofe natural que no tiene precedentes.

Como es una zona del país montañosa y con lluvias durante todo el año, los deslizamientos o avalancha son comunes. Pero esta vez sorprendió por su violencia y el caudal de tierra que se desplazó haca abajo y literalmente, cubrió a las aldeas por completo.

La lluvia, la antesala de las avalanchas

Esa zona de la isla tiene lluvias todo el año. Pero esta vez, fueron más intensas y durante más días. Así, la tierra se fue relajando hasta que cedió y se desmoronó. En la madrugada de este viernes, un estruendo anunció lo que se venía contra las aldeas, pero lamentablemente, como todo sucedió de madrugada, los pobladores estaban durmiendo por lo que quedaron atrapados en sus hogares.

Según informes de la Australian Broadcasting Corp (ABC) y medios locales, se cree que más de 100 personas han muerto, pero las autoridades no han confirmado esta cifra. Los más probable es que el número final sea mucho más elevado porque las tareas de rescate son muy difíciles por como quedó el terreno. Se escuchan gritos de auxilio que provienen de personas que están sepultados por la tierra y los árboles que arrastró la avalancha.

Las autoridades dicen que la magnitud del deslizamiento de tierra es ‘masiva’, por lo que es imposible confirmar el número de muertos.