7 comidas que debes evitar para prevenir el cáncer ¿cuáles son?

Comparte en redes

Los malos hábitos de alimentación pueden influir en el desarrollo de enfermedades, el doctor Veller explica cuales las 7 comidas que puedes causar cáncer.

ESTADOS UNIDOS.- Seguido de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer es la segunda causa de muerte y es una enfermedad devastadora que cobra millones de víctimas cada año. Entre los factores de riesgo del cáncer destacan: predisposición genética, edad (es más común después de los 50 años), y llevar un estilo de vida poco saludable. El doctor Nicolás Veller coautor del libro “El súper poder de los Alimentos”, explica en una charla en su canal de YouTube, que los tumores cancerígenos crecen sin ningún propósito destruyendo el órgano en el cual se presenta robándole los nutrientes.

Los tumores malignos, según el especialista, pueden ser prevenidos en el 80 por ciento de los casos con hábitos y alimentos saludables.

Aconseja evitar las 7 comidas que “comprobadamente provocan cáncer, y cuáles son los alimentos que debes evitar si quieres prevenir tener cáncer”.

¿Qué es el cáncer?
El cáncer es una enfermedad que se caracteriza por la formación de tumores malignos en los órganos, considerada la segunda enfermedad que más mata a los humanos en todo el mundo.

Entre los factores de riesgo para cáncer destacan llevar un estilo de vida poco saludable, la edad, ya que es más común después de los 50 años y la predisposición genética.

Esta mortal enfermedad se manifiesta con síntomas como cansancio extremo, pérdida de peso inexplicado, anemia oculta y fatiga, debilidad muscular.

Aunque estos síntomas aparecen un tiempo antes del diagnóstico, pueden indicar también que el cáncer está en etapa avanzada.

7 tipos de comidas que causan cáncer
El doctor Veller explica que hay siete comidas cancerígenas que “contienen ingredientes que cuando los consumes y son digeridos pasan a tu sangre y atacan directamente al ADN de la célula haciendo que mute o sea ataca directamente a la maquinaria creadora de vida. Estas comidas pueden hacer que esa maquinaria cometa errores y desencadene así el crecimiento de tumores malignos”.

Comidas ahumadas
Hay que ser cuidadosos con los alimentos ahumados, ya que incrementan los riesgos de padecer cáncer. Entre las comidas ahumadas se encuentran las carnes, todo tipo pescados, pechuga de pollo, jamón, tocino, quesos y sobre todo embutidos como salchichas.

La razón por la cual estos alimentos pueden ser dañinos se debe a que cuando se utiliza madera o carbón la grasa, para ahumarlos, “los jugos de estos alimentos gotean sobre las llamas y el carbón y produce un humo que contienen sustancias tóxicas llamadas haap”, explica.

Y son estas sustancias las que “se pegan a los alimentos y cuando los comemos estamos literalmente consumiendo cáncer. El ahumado de estas comidas también producen otras sustancias dañinas acrilamidas, nitratos y nitritos”.

Grasas hidrogenadas o grasas trans
Se trata de un tipo de grasas industriales que se producen por una técnica llamada hidrogenación la cual convierte aceites líquidos en grasas sólidas, como la margarina o ingredientes de productos de pastelería, las palomitas de maíz para el microondas.

La recomendación es revisar la etiqueta de los productos y evitar las que contengan grasas hidrogenadas o grasas trans, “porque aumentan muchísimo el riesgo de cáncer de estómago y de intestino”. Sobre las palomitas de maíz explica que aquellas que vienen para preparar en el microondas contienen unos químicos llamados pfoa, que cuando se expone a altas temperaturas es absorbido por las palomitas. Mientras que cuando se preparan fritas puedes desarrollar sustancias llamadas acrilamidas cuando se tuestan mucho o se queman.

Comidas quemadas Cuando una comida se quema genera estas acrilamidas que son tóxicas. Por lo general suelen aparecer cuando “calentamos a altas temperaturas como asar, tostar, fritas, hornear a altas temperaturas. El fuego alto en exceso provoca que algunas partes de estas comidas se quemen o queden como carbonizadas”.

Las comidas más susceptibles a generar estas sustancias son “aquellas comidas ricas en almidón como papas fritas, pan tostados, cereales para el desayuno, granos de café tostado y galletas”.

Este tipo de comidas se les asocia a los tumores que pueden aparecer en riñón, ovario, endometrio e intestino. La carne de vaca, el cerdo, el cordero aumentan el riesgo de padecer cáncer. Sobre todo cuando se consumen en exceso, es decir, el equivale a más de 300 G por semana o más de tres piezas de carne por semana. Este tipo de alimentos se asocia a cánceres de estómago y colón.

Alimentos ultraprocesados El consumo de alimentos ultraporcesados se asocia con los cánceres de próstata, cerebro, colon, páncreas y leucemia. Veller asegura que los alimentos ultraprocesados “lo único natural que le quedó a este alimento es el nombre, el resto son aditivos, conservantes, químicos tóxicos, sal, azúcar refinada y grasas malas”.

Entre los alimentos ultraprocesados menciona alimentos instantáneos, sopas fideos, aderezos, pizza congelados, tartas, comidas rápidas como nuggets de pollos, hamburguesas, salchichas, productos de repostería industrial, pasteles, galletas y bebidas azucaradas.

Carnes y productos curados
Estos alimentos están conservados utilizando mucha sal como el jamón curado, la tocineta, el salami y también muchos productos enlatados.

“El consumo excesivo de estos alimentos muy salados han sido asociados al cáncer. En especial, aquellos vendidos en los mercados, para poder preservarlos mejorar el color, el gusto y el aroma, utilizan sustancias que contienen productos tóxicos, nitritos y nitratos, las cuales elevan el riesgo de cáncer”.

Comidas ricas en azúcar

El azúcar refinado, dulces, gaseosas y bebidas azucaradas contribuyen con la inflamación crónica, así como a la resistencia a la insulina, problemas metabólicos y hormonales.

Esto produce un ambiente en nuestros órganos internos que favorece el crecimiento de células malignas principalmente tumor de ovario, mama, útero e intestino.

El doctor Veller explica que la resistencia a la insulina “han sido vinculados al crecimiento descontrolado de los tumores, ya que esta hormona la insulina cuando está en altos niveles estimula también la multiplicación de las células cancerosas”.