Hoy Barcelona vs. Real Madrid, duelo de titanes: ¿quién ganará?

Comparte en redes

Una victoria del Barça podría ayudar a los catalanes a aguantar un par de jornadas más de la campaña liguera, pero otra derrota probablemente significaría que se acabó la temporada para los culés.

ESPAÑA.- Este domingo 21 de abril se disputará otra versión del Clásico: el partido de mayor interés en LaLiga de España y que puede ser crucial para definir la temporada.

El Barcelona busca salvar un año terrible en que ya quedó sin título de Copa del Rey, fue eliminado de Champions League, se va su técnico Xavi Hernández y tiene la sombra de que su rival está en un buen momento: el Real Madrid es líder en el torneo local y clasificó a semifinales de Europa.

El Barça perdió el martes con el Paris St. Germain en el partido de vuelta de los cuartos de final de Champions y así cortó una racha de 13 partidos invicto, incluidas seis victorias consecutivas, en todas las competiciones. Pero pasó del cielo al infierno en 90 minutos y terminó con una desgarradora derrota por 4-1, y la serie quedó 6-4 en el global.

Para empeorar su dolor, los aficionados del Barça tuvieron que soportar ver a su mayor rival, Real Madrid, avanzar en la competición con una dramática victoria en la tanda de penaltis ante el vigente campeón, el Manchester City, el miércoles.

Esa victoria vengó la derrota del año pasado ante el City —dirigido por el exentrenador de Barcelona, Pep Guardiola— y deja al Real Madrid en camino a ampliar su récord con su título número 15 en la Champions.

El entrenador del conjunto merengue, Carlo Ancelotti, quedó radiante de orgullo tras el trabajo defensivo de que su equipo para luego superar los penaltis, aumentando su confianza de cara al Clásico.

El Real Madrid lidera LaLiga con 78 puntos, por delante del Barça con 70 y el sorpresa de LaLiga, el Girona (65), y una victoria el domingo les daría una ventaja de 11 puntos cuando solo quedan seis partidos.

Ancelotti suma tres victorias consecutivas en el Clásico, incluida una goleada por 4-1 al Barça en las semifinales de la Supercopa de España en enero y una remontada por 2-1 a domicilio en LaLiga en octubre, con un brillante Jude Bellingham que anotó dos goles.

Esas duras derrotas ayudaron a aumentar la presión sobre Xavi Hernández, quien anunció en febrero que dejaría el cargo al final de una temporada difícil.

Una victoria del Barça podría ayudar a los catalanes a aguantar un par de jornadas más de la campaña liguera, pero otra derrota probablemente significaría que se acabó la temporada para los culés.