Los hijos de Harry Kane sufrieron un accidente automovilístico a horas del partido entre Arsenal y Bayern Múnich

Comparte en redes

El jugador inglés se encontraba en Londres para afrontar el duelo de cuartos de final de la Champions League. El rol salvador de la niñera que estaba al volante en el momento del choque

EUROPA.- El futbolista inglés del Bayern Múnich Harry Kane se llevó un gran susto en la previa del choque de ida de los cuartos de final de la Champions League que terminó en empate (2-2) ante el Arsenal de Londres luego de conocerse que tres de sus cuatro hijos debieron ser trasladados al hospital tras sufrir un accidente de tránsito en la localidad de Hohenschäftlarn, en Alemania, el lunes.

El delantero de 30 años, que convirtió un gol de penal en aquel partido disputado el pasado martes en la capital de Inglaterra, no se encontraba en el lugar de los hechos al estar concentrado con su equipo, pero recibió la impactante noticia horas antes de salir al campo de juego.

Afortunadamente para Kane, ninguno de sus hijos resultó con heridas luego del choque que tuvo lugar en una ruta cercana del distrito de Múnich y del cual participaron tres automóviles. Según el reporte del diario alemán Bild, el accidente vial tuvo como responsable a una mujer de 20 años que manejaba un coche de la marca Renault giró hacia la izquierda para tomar la autovía e impactó con una camioneta Mercedes Vito que venía en la recta. Allí viajaban los hijos de Harry, Louis (3), Vivienne (5) e Ivy (7), todos en los asientos traseros.

Luego del choque, el Renault patinó y terminó impactando a otro vehículo, un Land Rover de una mujer de 62 años. La policía local informó que los ocho ocupantes de los coches implicados sufrieron heridas leves como consecuencia del accidente. Fueron trasladados a hospitales, entre otros medios, en helicópteros y ambulancias, agregan, aunque ninguno de los hermanitos de la familia Kane salió lastimado.

El jefe de bomberos local llevó tranquilidad a las familias. “La buena noticia es que nadie sufrió heridas realmente graves, más bien lesiones menores típicas de un accidente automovilístico. Gracias a Dios nadie resultó realmente herido. Fue realmente una suerte para toda la gente”.

El diario británico The Sun brindó más testimonios sobre la tarde que pudo haber sido trágica para la familia de Harry Kane y aclaró que la maniobra de la niñera de los chicos, que estaba al volante de la camioneta, fue salvadora.