La FVF denunció agresiones, xenofobia y bloqueo de avión, en Perú

Comparte en redes

Los hechos ocurrieron durante la sexta jornada de las eliminatorias sudamericanas para la Copa Mundial FIFA 2026.

PERÚ.- La Federación Venezolana de Fútbol (FVF) informó este miércoles que tomará acciones «ante las diferentes instancias competentes, dentro y fuera del fútbol» para que «no queden impunes» las agresiones que sufrieron tanto los jugadores venezolanos como los fanáticos de la ‘Vinotinto’ en el marco del partido celebrado el martes en Lima.

«Venezuela se respeta», tituló el comunicado la FVF, en el que condenó «enérgicamente las agresiones, tanto verbales como físicas, así como los actos de discriminación y xenofobia sufridas» por el equipo y la afición, como parte de la sexta jornada de las eliminatorias sudamericanas para la Copa Mundial FIFA 2026.

«Nuestra Federación no tolerará, ni dentro ni fuera de las fronteras venezolanas, ningún trato vejatorio a nuestros jugadores, miembros de equipo técnico ni seguidores de nuestra selección. Lamentablemente, desde que se anunció este partido se generaron acciones que fueron evidentes para la opinión pública, medios de comunicación y seguidores del fútbol en general», agrega el reclamo de la FVF.

Denunciaron que desde su llegada a Perú estuvieron «sometidos a prácticas claramente ‘antifútbol’, como las medidas de seguridad, nunca antes vistas, relacionadas con la verificación de condiciones migratorias para ingresar al estadio; una acción que atenta contra los derechos humanos de nuestros compatriotas y contra el espectáculo deportivo en general».

La Federación también calificó como «muy grave» que uno de los jugadores venezolanos resultara lesionado por un funcionario de la Policía de Perú y fuese reprimido cuando quiso acercarse a la fanaticada vinotinto para regalarle una camiseta de la selección.

También, la organización recordó que estos actos de los deportistas son «absolutamente» normales y comunes en cualquier partido de fútbol, por lo que no deben «despertar una sanción policial», como la que sufrió el jugador Nahuel Ferraresi que terminó herido en su mano derecha.

«Comentarios machistas y peyorativos»
La FVF también condenó y denunció actuaciones «fuera del campo» que se dieron previo al partido, como fueron «los comentarios machistas y peyorativos de un grupo de comunicadores hacia las mujeres venezolanas. Algo incalificable y que no estamos dispuestos a permitir».

Los descalificativos a los que hace referencia el ente deportivo fueron expuestos en el programa de televisión peruano ‘A Presión’, donde los participantes y su conductor hicieron burlas y hablaron del «precio» en el que se «cotizarían» «las chamas» ―en alusión a mujeres venezolanas―, si la Vinotinto le ganaba a Perú.

«Este tipo de actuaciones atentan directamente contra el espíritu deportivo y de concordia que debe regir siempre en el fútbol y nuestra federación las combatirá hasta las últimas consecuencias», dice el comunicado.

Por todo esto, la FVF anunció que «de manera inmediata nuestras autoridades accionarán ante las diferentes instancias competentes, dentro y fuera del fútbol, para que estas agresiones no queden impunes y garantizar así, que situaciones lamentables de este tipo no vuelvan a producirse».

Avión varado

Igualmente, las autoridades del fútbol venezolano denunciaron en un segundo comunicado urgente, que aún, en horas del mediodía de este miércoles, el avión que trasladará a Venezuela a los integrantes de la Vinotinto, continúa retenido en el Aeropuerto Internacional ‘Jorge Chávez’, en Lima, «a la espera de autorización para recargar combustible y emprender el vuelo».

«Exigimos respeto a nuestra selección, sus jugadores y cuerpo técnico y que cesen las medidas restrictivas en contra de nuestra Vinotinto y en contra de nuestro país», añade la Federación, que agradeció «todas las expresiones de solidaridad y apoyo» que han recibido, «procedentes de todo el mundo, hacia la gran familia Vinotinto».

La FVF considera que todos estos actos son discriminatorios y van en contra de las premisas del fútbol y el deporte en general. «Nuestra respuesta es clara: Tolerancia cero». Por tal razón, la entidad indicó que además del trabajo de los jugadores y cuerpo técnico, también defenderá a los aficionados venezolanos.

«El fútbol debe ser siempre un espectáculo que fomente la unión y la sana competencia entre los países, un lugar en el que no hay espacio posible para actos de discriminación, ni para situaciones de violencia o represión, tal como lo han venido promoviendo Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) fuertemente desde hace tiempo con la campaña contra la discriminación», añade el ente federativo.

«Como ya hemos dicho anteriormente: Venezuela se respeta y el fútbol venezolano, se respeta. ¡Seguimos trabajando para elevar la bandera de nuestro país a lo más alto!», resaltó la FVF, que se sumó a los primeros reclamos que efectuó el Gobierno de Venezuela contra las acciones ejecutadas por las autoridades peruanas contra el seleccionado Vinotinto.

Por su parte, el canciller venezolano, Yván Gil, denunció al gobierno de Perú, a través de un comunicado, por cometer «una nueva arbitrariedad» contra los venezolanos al «impedir» que el avión que lleva de regreso a la ‘Vinotinto’ recargue combustible.

«El Gobierno de Perú aplica un secuestro, vengativo a nuestro equipo, que ha realizado un extraordinario juego el día de ayer. Exigimos el cese inmediato de las agresiones en contra de nuestra selección y del pueblo venezolano, asumiendo sus obligaciones en el marco del respeto al Derecho Internacional y desechando las prácticas de xenofobia», reza el comunicado de la Cancillería.

El ministro de Juventud y Deporte de Venezuela, Mervin Maldonado, rechazó «las agresiones sufridas por los atletas», acusó a la Policía Nacional de Perú de actuar movida por la «xenofobia antivenezolana» y pidió al gobierno peruano y a la Conmebol, entre otros, que hagan «una profunda investigación» de los hechos.

También, afirmó que la actuación policial «no resulta sorprendente», pues los controles migratorios ya habían «enrarecido» el ambiente. En esa línea, también denunció los «comentarios denigrantes y cargados de violencia contra la mujer venezolana expuestos por supuestos comunicadores del Perú».