Estos son los beneficios digestivos del yogur

Comparte en redes

El yogur es considerado un alimento saludable por sus componentes ya que es rico en proteínas y aporta bacterias buenas para la salud digestiva.

ESTADOS UNIDOS.– Consumido por muchas personas y recomendado por nutricionistas el yogur es un alimento fuente de minerales, entre ellas el calcio y de vitaminas como A, E, D y algunas del grupo B, que tiene grandes aportes para la salud.

El yogur contiene bacterias vivas, como las Bifidobacterias y Lactobacilos que ayudan a cuidar la salud del sistema digestivo, por lo que se dice que es un probiótico natural. Este alimento tiene una textura y un sabor característico, es rico en ácido láctico debido al proceso de fermentación de la leche a través del cultivo de bacterias se encarga de fermentar la lactosa, es decir, el azúcar natural de la leche.
El consumo de yogur se asocia a beneficios al organismo


Uno de los principales beneficios de consumir yogur con regularidad es que favorece la flora bacteriana intestinal, se le asocia a combatir enfermedades como síndrome de intestino irritable, cáncer de colon, estreñimiento, úlcera estomacal y duodenal, colitis, enteritis, gastritis y disentería, entre otras, indica un estudio del portal especializado en bienestar, nutrición y salud Tua Saude.

Otro de los beneficios asociados al consumo de yogur es que las bacterias que contiene hacen una predigestión de las proteínas permitiendo una mejor digestibilidad, lo que ayuda a mejorar el tránsito intestinal.


También ayuda a combatir la fermentación de los alimentos, lo que disminuye los gases, irritaciones, inflamaciones e infecciones intestinales.


Es rico en calcio y fósforo lo que contribuye a la prevención de la osteopenia, osteoporosis. También ayuda al aumento de la masa muscular, por ser fuente de proteínas.


Por aportar vitaminas del complejo B a nuestro organismo que es importante para la salud mental, se asocia el consumo de yogur con mejoras en la memoria, el aprendizaje y los procesos cognitivos. La evidencia científica indica que el consumo de probióticos ayuda a mantener la salud mental.