EEUU pide sanciones para pandillas criminales de Haití


Estados Unidos ha sido una de las principales fuentes de entrada de armas ilícitas en el país más pobre del hemisferio occidental.

ESTADOS UNIDOS.- Estados Unidos pidió este miércoles sanciones internacionales contra haitianos que están detrás de la caída del país en el caos, mientras Naciones Unidas alerta del panorama aún sombrío pese a la llegada de la policía keniana al país.

En una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, la embajadora estadounidense Linda Thomas-Greenfield afirmó que el mundo debe «promover la rendición de cuentas por las atrocidades cometidas en el pasado», aunque mejoren las esperanzas con el tan esperado inicio de la misión dirigida por Kenia y bendecida por la ONU.

«Este Consejo debe considerar la imposición de sanciones a las personas y entidades responsables o cómplices de acciones que amenazan la paz y la seguridad en Haití», afirmó la embajadora.

Estados Unidos ha sido una de las principales fuentes de entrada de armas ilícitas en el país más pobre del hemisferio occidental, donde en los últimos años las pandillas armadas se han apoderado de una parte del territorio.

Thomas-Greenfield afirmó que la administración del presidente Joe Biden está abordando el problema, entre otras cosas mediante un sistema de seguimiento del tráfico de armas y de comprobación de antecedentes en Estados Unidos.

«Instamos a los demás Estados miembros a que se unan a nosotros y tomen medidas para reforzar los mecanismos de aplicación de la ley», declaró la embajadora.

China -que ha respaldado los esfuerzos de la ONU pero se ha mostrado incómoda por el reconocimiento de Taiwán por parte de Haití- culpó a Estados Unidos del flujo de armas.

«China pide la aplicación efectiva del embargo de armas del Consejo a Haití. Instamos a Estados Unidos a que refuerce su control de armas y municiones», declaró el embajador chino Fu Cong.

Al informar al Consejo de Seguridad, María Isabel Salvador, representante especial del secretario general para Haití, advirtió de que la violencia indiscriminada de las bandas se ha seguido extendiendo más allá de la capital, Puerto Príncipe.

Unas 578.000 personas se encuentran desplazadas internamente, lo que supone un aumento del 60% desde marzo, y sólo el 20% de los centros de salud funcionan con normalidad.

«Las violaciones y abusos de los derechos humanos han persistido a niveles alarmantemente altos», dijo.

Pero afirmó que la designación de un nuevo director general de la policía nacional «trae nuevas esperanzas» y saludó la formación de un gobierno de transición dirigido por el primer ministro Garry Conille.

Conille, que tuvo una dilatada carrera en las Naciones Unidas, declaró el martes a la AFP durante una visita a Washington que un segundo contingente de la fuerza dirigida por Kenia llegaría a Haití en las próximas semanas.