Donald Trump confirma la desunión del partido republicano en el foro de la Conferencia de Acción Política Conservador


Durante años dicha conferencia se ha visto como el mayor encuentro político anual de los conservadores en Estados Unidos, pero ahora fue reducida a un foro al cual no asistieron muchas personas.

ESTADOS UNIDOS. – El expresidente de Estados Unidos Donald Trump (2017-2021) confirmó la fractura del Partido Republicano en el discurso con el que clausuró la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), en el que lanzó varios dardos contra compañeros de la formación política.

Hasta ahora la CPAC había sido considerada el mayor encuentro anual de los conservadores en EE.UU., pero este año ha quedado reducida a un foro trumpista con ausencias de figuras de peso republicanas y esto quedó patente en las palabras de Trump.

Afirmó que su formación estaba dominada, antes de que él llegara a la Casa Blanca, por “un grupo de frikis, neoconservadores, globalistas fanáticos de las fronteras abiertas y tontos…”.

“Nunca volveremos a ser el partido de Paul Ryan, Karl Rove y Jeb Bush”, en referencia a antiguos dirigentes de los republicanos conocidos por su moderación (Ryan fue presidente de la Cámara Baja, Rove fue asesor del expresidente George W. Bush y Jeb Bush fue gobernador de Florida).

En otro momento, criticó a “las dinastías políticas arraigadas en ambos partidos” y se dirigió al jefe de los republicanos en la Cámara Alta, Mitch McConnell.

“Mitch McConnell está escuchando” se burló el exmandatario.

Más adelante, lamentó que los demócratas estén unidos, lo que, a su juicio, ha evitado que el presidente del país, Joe Biden, o su hijo Hunter hayan tenido que rendir cuentas por supuestos delitos de corrupción que Trump aseguró que han cometido sin aportar ninguna prueba.

“Los demócratas permanecen unidos, no tienen un Mitt Romney, no tienen valores “, se quejó en referencia al excandidato presidencial republicano y senador por Utah que se ha desmarcado en numerosas ocasiones del trumpismo.
Trump no logró llenar el auditorio de la CPAC, que este año ha estado bastante deslucida, con una sala principal más que medio vacía en la mayoría de las ponencias.

Entre el público del discurso del exgobernante estadounidense estaban el expresidente de Brasil Jair Bolsonaro y su hijo Eduardo Bolsonaro, diputado federal, que habían intervenido antes que Trump.

De hecho al inicio de su alocución, Trump saludó a Bolsonaro y a su “amigo” Eduardo.

La mayor parte de los asistentes eran convencidos de la causa trumpista, le rieron las bromas al líder republicano y le interrumpieron en varias ocasiones con sus gritos y ovaciones.

Por lo demás, Trump pasó por algunos de sus temas favoritos: arremetió contra la Justicia por las numerosas investigaciones abiertas contra él; denunció la desinformación atacando las “noticias falsas”, como suele aludir a los medios de comunicación tradicionales, aunque él suele adornar sus discursos de falsedades; y criticó cómo se llevó a cabo la retirada de Afganistán.

También sacó pecho de su relación con el presidente ruso, Vladímir Putin, y el chino, Xi Jinping. En ese sentido, fanfarroneó con que Rusia no tomó ningún país durante su mandato porque él se llevaba “muy bien con Putin”.

A lo largo de su mandato, Trump mostró más afinidad con líderes como Putin, Bolsonaro o el norcoreano, Kim Jong-Un, con quien llegó a tener un intercambio epistolar, que con aliados tradicionales de su país como la Unión Europea o Canadá.

De esta manera, con un discurso de una hora y 45 minutos, el expresidente clausuró la CPAC, que se ha desarrollado entre el miércoles y este sábado en el Centro de Convenciones del National Harbor, en las afueras de Washington.