Dip. Castro: «Mientras (Nuevas Ideas) esté en la Asamblea, el pueblo debe tener la tranquilidad y la garantía de que no vamos a dar un paso atrás»

Comparte en redes

El diputado presidente informó sobre el trabajo que se ha realizado en la Asamblea Legislativa tras dos años.

EL SALVADOR.- El diputado presidente, Ernesto Castro, brindó un balance sobre los dos años de gestión de la Asamblea Legislativa, desde el reparto La Campanera, Soyapango.

El diputado Castro enfatizó en que La Campanera era un territorio completamente abandonado y dominado por los pandilleros. «Esas estructuras imponían leyes, determinaban quién entraba y salía de la zona y restringían la movilidad de los habitantes».

En esos años, se perdieron generaciones de jóvenes y no solo en La Campanera, sino en todo El Salvador. «Los habitantes de La Campanera eran rechazados hasta en trabajos por el hecho de vivir en una comunidad estigmatizada», lamentó.

En ese contexto, «lo que le faltaba al país era sentido común y voluntad política para entender cuáles eran los problemas», aseveró el diputado Castro.

Por lo anterior, señaló que «esos fondos que se robaron (ARENA y el FMLN) se pudieron invertir en obras, escuelas, hospitales y, principalmente, en seguridad; por eso, en 2019, el presidente Nayib Bukele impulsó el Plan Control Territorial para acabar con las pandillas».

Seguidamente, en 2022, la Asamblea Legislativa aprobó el Régimen de Excepción porque «los pandilleros comenzaron a asesinar sin medida porque creían que seguían tratando con los gobiernos anteriores». En la actualidad, el Plan Control Territorial ha permitido que los salvadoreños vivan en «paz y tranquilidad».

Por otro lado, el diputado presidente de la Asamblea Legislativa se ha trabajado para que la diáspora pudiera ejercer el voto. «Por décadas, los gobiernos anteriores los engañaron diciéndoles que sí podían emitir el sufragio, pero en la práctica era algo imposible».

«Con la aprobación de la Ley Especial para el Ejercicio del Sufragio en el Extranjero, honramos la promesa del presidente Bukele. La comisión respectiva hizo las consultas necesarias para que la diáspora eligiera el mecanismo de voto», destacó.

«La normativa es un derecho que la diáspora siempre tuvo que tener. No estamos haciendo algo extraordinario, ese es el trabajo que debe realizar la Asamblea. Ahora, ellos votarán de manera electrónica remota o electrónica presencial», sostuvo.

En el mismo sentido, tras los dos años de trabajo, el diputado Castro también dijo que se han saldado deudas históricas. Por ejemplo, con la Ley General de Recursos Hídricos, voto en el exterior y normativas a favor del bienestar de la niñez.

«Las pasadas legislaturas tuvieron la ley de agua engavetada 15 años porque no se ponían de acuerdo con la cantidad de dinero que les iban a dar por votar a favor. Los anteriores parlamentarios tenían a empresarios como sus jefes», señaló.

Además, aseveró que «ahora ningún legislador tiene privilegios. Ya no hay vales de gasolina, teléfonos celulares, carros asignados, seguros hospitalarios ni bonos. No se hacen contrataciones de banquetes para las reuniones de la Comisión Política».

«Esos políticos decidían qué parte del pastel querían y se lo repartían, de acuerdo a sus intereses. La Asamblea tiene cosas importantes que hacer, no perdemos el tiempo. Hay muchas necesidades que resolver y decisiones que tomar», cuestionó.

Finalmente, el diputado de la Asamblea Legislativo, Ernesto Castro, declaró que «como sociedad, tendremos opiniones diferentes, pero hay que encontrar un punto en común. Todos queremos que El Salvador prospere, por eso tenemos que unirnos».

«Mientras nosotros estemos en la Asamblea, el pueblo debe tener la tranquilidad y la garantía de que no vamos a dar un paso atrás. Si bien hemos mejorado muchísimo, aún falta por hacer, porque heredamos una nación destrozada», concluyó.