Desmienten a la LPG, EDH y otros medios por asegurar que ya hay autorización en Guatemala para que inicie operaciones la empresa que explotará a cielo abierto la mina Cerro Blanco: “esas noticias vienen más que todo apoyar una estrategia en este caso de quienes nos quieren afectar, y yo creo que un medio debe ser muy responsable”

Comparte en redes

“Que Dios me perdone por ser mal pensada, pero el poder económico se junta, y ellos son muy solidarios” dijeron representantes de AMAES.

EL SALVADOR. Organizaciones ambientalistas de Guatemala, a través de la Asociación de Mujeres Ambientalistas de El Salvador (AMAES) desmintieron a medios de oposición entre ellos, La Prensa Gráfica y el Diario de Hoy, que en notas publicadas ayer afirmaron que el Ministerio de Medio Ambiente guatemalteco autorizó los permisos a la empresa canadiense Bluestone Resources Inc para la explotación del proyecto minero Cerro Blanco.

“Yo creo esas noticias vienen más que todo apoyar una estrategia en este caso de quienes nos quieren afectar, y yo creo que un medio debe de ser muy responsable en lo que dice. Nosotras cuando vimos las noticias nos sentimos asustadas, vencidas, una mezcla de qué hacemos ahora, si es que se puede hacer algo, hablamos con los compañeros (Guatemala) y nos dicen, NO ahorita todavía falta ese paso, de que le den ese permiso para explotar la mina. Este es una estrategia de la minera, una estrategia que están utilizando, una para que nosotras digamos bueno, ya no hay nada que hacer, pero otra que suban las acciones, porque las acciones de ellos han bajado un montón. Que Dios me perdone verdad por ser mal pensada, pero el poder económico se junta, y ellos son muy solidarios entre ellos y la pelea frente a la minería ya llevas años, entonces las acciones estaban caídas, creo que andaba por los 50 centavos solo ayer subieron como 20 centavos, entonces es una de las ideas, me imagino que las acciones suban para también para poderle dar norte al proyecto”, dijo la vocera de la AMAES, Nelly Rivera.

“A nosotros se nos pararon los pelos, cuando dijeron aprobado el proyecto minero a cielo abierto es que no estamos hablando de un hoyo que van a hacer de un pedacito de tierra, estamos hablando de kilómetros de esta explotación de suelo, comunidades afectadas, comunidades que van a tener que salir de sus de sus lugares, un lago que nos abastece de agua que, que va abastecer ahora”, agregó.

Según AMAES no todo lo que están diciendo los medios es veraz “por ejemplo, la Prensa Gráfica publicado que ya está el permiso para la explotación de la mina Cerro Blanco eso no es tan cierto, pero sí es cierto que, en el 2021, la empresa minera metió un permiso para que le aprobaran las enmiendas al estudio de impacto ambiental de la mina. Entonces esto es lo que han aprobado hoy el 9 de enero, o sea que el gobierno que acaba de salir, el de los pactos de corruptos, de las últimas cosas que hicieron fue quizás hacer honor a los compromisos que tenían con la empresa minera, y les ha importado poco la expresión del pueblo miteco cuando dijo NO a la minería el 18 de septiembre del año antepasado, hoy tenemos que ya aprobaron las enmiendas a el estudio de impacto ambiental de la mina, con esta aprobación que le han dado a la a la mina, lo que sigue, es que ellos vayan al Ministerio de Minas y que les aprueben la explotación, o sea que esa concesión todavía no está dada, eso es lo que todavía tenemos quizás ahorita para poder hacer presión”.

Ambientalistas han advertido sobre grandes impactos ambientales en el río Ostúa, que linda con el lago de Güija y el río Angue de Metapán, los cuales desembocan en el río Lempa, el principal afluente del país y pudiera afectar a más tres millones de salvadoreños.

“Yo haría el llamado, a que los medios investiguen los temas, investiguen sus artículos, aquí la cosa no es vender periódico, aquí la cosa es salvar la vida, aquí la cosa es apostarle a que todas y todos podamos hacer este lo necesario para poder detener aquellos proyectos que nos significa muerte”, acotó Nelly Rivera.

“Ojalá que las nuevas autoridades pues sean más acordes a la voluntad del pueblo miteco y que este se pueda detener, mañana hay una conferencia de prensa en la ciudad de Guatemala, estamos valorando quiénes pueden ir de acá, y pues también vamos a hacer lo que corresponde aquí también en El Salvador en los y las que trabajamos el tema de la minería transfronteriza”.

“Pero no es así, que automáticamente ya que les aprobaron el estudio de impacto ambiental ya ustedes pueden explotar la mina, NO tienen que ir al Ministerio de Medio Ambiente o al Ministerio de Energía y Minas para que les den este la aprobación, lo que podría ser la concesión”. «Confiamos verdad en que bueno, pueda haber un momento de reflexión por parte de las autoridades”.

La mina de oro y plata Cerro Blanco, es propiedad de Bluestone Resources, una empresa minera canadiense que opera en Asunción Mita, Jutiapa, Guatemala, cerca de la frontera con El Salvador.

El cerro se encuentra en una zona ambientalmente sensible compartida por Guatemala, Honduras y El Salvador. Bluestone propone una mina a cielo abierto en el lugar, cerca de un río y un lago que forman la cabecera o punto de nacimiento del río Lempa, una importante fuente de agua para El Salvador. La mina se asienta sobre manantiales geotérmicos y es necesario extraer el agua caliente –que contiene grandes cantidades de arsénico, zinc, cobre y otros metales pesados– para acceder al mineral. Examinamos la historia de la propiedad de la mina y la transición propuesta por Bluestone de una explotación subterránea a un concepto a cielo abierto.