¿Conoce las razones por las que cuesta incorporar a la dieta algunas frutas y verduras necesarias para el organismo?


Son alimentos que deberían formar parte de lo que consideramos una dieta saludable

COSTA RICA-. ¿Qué no debería faltar en la dieta? Si le hacemos esta pregunta a un especialista en nutrición, no hay duda que en su listado irían, con total seguridad, las frutas y verduras.

Los vegetales son básicos indispensables en cualquier dieta que podamos calificar de saludable. Pero lo cierto es que no siempre comemos la cantidad necesaria.

¿Por qué nos cuesta tanto, a veces, incorporar la fruta y la verdura a nuestra alimentación?

Sobre todo, ello hemos hablado con el doctor Domingo Carrera, médico especialista en Nutrición del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas.

¿Por qué piensa que, en general, nos cuesta tanto comer frutas y verduras?

Nos cuesta porque los alimentos con más palatabilidad (capacidad de estimular agradablemente el paladar) son los que contienen grasas, azúcares o harinas. En el caso de las frutas, sí aportan azúcares, pero las verduras menos. Y casi ninguna contiene grasas. De todos modos, todo es cuestión de la preparación, ya que si les damos sabor (no necesariamente con grasa o azúcar, sino con hierbas y especias) pueden ser muy agradables al paladar. Si van presentadas al natural, sobre todo, las verduras, sin aderezos es menos atractivo al paladar.

También, las frutas y verduras son clave en la dieta mediterránea, pero no siempre las incorporamos a nuestra alimentación, ¿cuáles son los motivos?

Quizá tiene que ver con lo dicho anteriormente. De todos modos, las verduras en una dieta mediterránea se incorporan muchas veces como parte de otro plato (guisos de carne, pollo o pescado con verduras dentro del guiso, salsas hechas con verduras, etc). Y con las frutas, tenemos la mala costumbre de comerlas de postre, cuando deberían estar en el desayuno o como tentempié entre horas.

También las frutas mediterráneas son menos dulces (salvo las uvas) que las frutas tropicales (mango, chirimoya, plátano), que suelen ser más atractivas.

¿Qué consecuencias puede tener para nuestra salud el hecho de no comer las suficientes frutas y verduras?

Pues una consecuencia muy grave, ya que son una de las principales fuentes de vitaminas esenciales para todo, sobre todo, las hidrosolubles como la C, vitaminas del grupo B, vitamina K; y minerales como el sodio, potasio, magnesio, calcio, zinc.

¿Puede influir un escaso consumo de estos alimentos en la aparición de determinadas enfermedades?

Definitiamente, sí. Desde síntomas como dolores de cabeza, mareos, debilidad, dificultad para concentrarnos y memorizar, pérdida de equilibrio, hasta problemas muy serios como cáncer. Hay varios estudios que demuestran que un bajo consumo de frutas y verduras y fibra vegetal está en la génesis del cáncer de colon, estómago y cánceres digestivos en general. Bajos niveles de potasio, magnesio y ácido fólico aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.