¿Cómo “Halla” sobrevivió ante la transformación de una gigante roja?


Algunos planetas pueden llegar a sobrevivir cuando sus estrellas, con características similares al Sol, empiezan a convertirse en gigantes rojas, según los expertos.

ESTADOS UNIDOS.- Un grupo internacional de astrónomos reveló que un exoplaneta gigante gaseoso, que se encuentra a 530 años luz de distancia de la Tierra, logró evitar ser destruido por su estrella anfitriona cuando esta comenzó su peligrosa transformación a una gigante roja, informó este miércoles la Universidad de Hawái (EE.UU.).

Se trata del planeta 8 UMI b, que fue nombrado en 2015 como ‘Halla’ por parte de sus descubridores, en honor a la más alta montaña de Corea del Sur. Este cuerpo astronómico órbita una estrella gigante roja, identificada como ‘Baekdu’, la cual está ubicada en la constelación de la Osa Menor.

Ambos cuerpos celestes están separados por una distancia de 0,46 unidades astronómicas (UA), que es aproximadamente la mitad de la distancia entre la Tierra y el Sol. Halla es considerado como un ‘Júpiter caliente’, puesto que presenta características equivalentes a las del planeta más grande del sistema solar, aunque con temperaturas más altas, dada la cercanía a la que orbita su estrella vecina.

En la nueva investigación, recientemente publicada en la revista Nature, se determinó que algunos planetas pueden llegar a sobrevivir cuando sus estrellas, con características similares al Sol, empiezan a convertirse en gigantes rojas como resultado del agotamiento de hidrógeno en sus núcleos. Este evento hace que estos cuerpos celestes aumenten exponencialmente de tamaño, incinerando todo lo que se encuentre en sus límites.

Mediante el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA, los investigadores observaron que Baekdu había agotado su hidrógeno y estaba consumiendo el helio de su núcleo, indicando que ya se había expandido en una gigante roja, por lo que pensaron que Halla había sido destruido.

Sin embargo, se comprobó con diversos telescopios terrestres instalados en Hawái que el exoplaneta estaba intacto. «Aquí tenemos esencialmente un ‘planeta prohibido’, es decir, uno que aparentemente ha sobrevivido a la destrucción inminente de su estrella anfitriona en expansión», indicó el científico Marc Hon, quien subrayó que «este planeta no debería existir».

Los astrónomos trataron de explicar las causas de este acontecimiento, por lo que propusieron que Baekdu era el producto de dos estrellas que se fusionaron anteriormente, en un proceso que impidió que cualquiera de ellas se expandiera lo suficiente como para destruir al exoplaneta.

También, sugirieron otra posibilidad, que plantea que Halla sea un planeta joven que se originó a partir de una nube de gas creada por la colisión entre las dos estrellas. Esto convertiría a Halla en un planeta de «segunda generación» creado por el material de una fusión estelar.

«La mayoría de las estrellas están en sistemas binarios, pero aún no comprendemos completamente cómo se pueden formar los planetas a su alrededor», señaló Hon, concluyendo que es factible «que puedan existir más planetas alrededor de estrellas altamente evolucionadas gracias a las interacciones binarias».