Cómo fortalecer las uñas con remedios caseros

Comparte en redes

Mascarillas, preparaciones y elementos que se pueden encontrar en la casa son algunas alternativas simples para mantenerlas fuertes y sanas.

COSTA RICA.- Para fortalecer las uñas, se aconseja mantener una alimentación rica en vitaminas A, B y C. Además, existen algunas soluciones que pueden realizarse en casa si se encuentran débiles. Aunque existen algunos productos que ayuda a que crezcan con fuerza, se pueden utilizar elementos del hogar para este fin. A continuación, algunos trucos caseros para fortalecer las uñas.

El aceite de oliva posee vitaminas A, D, E y K, que ayudan a recomponer los tejidos del cuerpo. Por lo tanto, contribuyen a fortalecer las uñas. Asimismo, el aceite ayuda a suavizar cutículas, durezas y a darle un aspecto más cuidado a las manos y pies. Se puede aplicar con un gotero por cada dedo o bien realizar una inmersión en un recipiente con este producto durante 10 minutos. Se aconseja aplicar esta mascarilla luego de la ducha para un mejor efecto.

Baño de sal: el alto contenido de yodo que posee la sal permite el fortalecimiento de las uñas. Se aconseja utilizar sal marina o gruesa, ya que su estado puro concentra mayores beneficios. Para utilizar este remedio casero, se debe colocar dos cucharadas de sal en un recipiente agua tibia y revolver hasta que esta se disuelva. Luego, es necesario colocar las manos dentro de la preparación por unos 10 minutos. Finalmente, se debe enjuagar las manos y los pies, y humectarlos con crema para evitar que se resequen.

Ajo: Si bien su olor resulta un tanto fuerte para algunas personas, este alimento cuenta con grandes propiedades para las uñas. Posee vitamina B6, yodo, fósforo, vitamina C, potasio, selenio y magnesio, que resultan ideales para recomponer los tejidos celulares y prevenir la aparición de hongos. Puede utilizarse de dos maneras:

Cortarlo por la mitad y frotarlo durante unos minutos por todas las uñas.

Triturarlo con un mortero o cuchillo, de manera que quede una pasta. Aplicar la preparación sobre las uñas y dejar reposar 10 minutos.

Aceites esenciales: aplicar estos productos diariamente en las uñas ayudará a nutrirlas y mantenerlas fuertes. Asimismo, se encargan de suavizar la cutícula y recomponer las puntas, sin que se quiebren. Se aconseja aplicar durante la noche, antes de dormir, para un efecto prolongado. Algunos de los aceites que se pueden utilizar son:

Aceite de ricino: aporta vitamina E, que protege las uñas de daños gracias a sus propiedades antioxidantes.

Aceite de almendra: contiene vitamina A, B y E y ácidos grasos que cumplen una función hidratante.

Aceite de argán: rico en vitamina E, tiene una concentración grasa de más del 80 por ciento, lo que dejará las uñas humectadas.

Mascarilla casera: Es posible combinar ciertos elementos para crear una mascarilla para proteger las uñas. Se necesitarán los siguientes elementos:

Miel: sus propiedades antisépticas, antioxidantes y nutritivas ayudarán a mantener las uñas sanas.

Yema de huevo: concentra grandes cantidades de biotina, un nutriente que ayuda al engrosamiento de las uñas, lo que las hará más fuertes y resistentes.

Mezclar una cucharada de miel, una de aceite de oliva y una yema de huevo, hasta tener una preparación homogénea. Aplicar sobre las uñas y cubrir con un guante de plástico o papel film, de manera que el producto se mantenga fresco.

Dejar actuar 15 minutos y enjuagar. Este procedimiento se puede repetir dos veces por semana.

Cebolla: es rica en azufre, vitamina E y hierro, tres compuestos que fortalecen las uñas. Se aconseja realizar un puré o pasta con la ayuda de un procesador o mortero, y aplicarlo sobre las uñas. Reposar por 10 minutos y enjuagar con agua tibia.