Biden y Trump visitan simultáneamente la frontera con México

Comparte en redes

A pocos meses de las elecciones, Biden intenta dar un giro a su política de fronteras abiertas que ha mantenido durante los más de tres años en la Casa Blanca.

ESTADOS UNIDOS.- El presidente demócrata, Joe Biden, y su posible rival republicano para las elecciones de noviembre, Donald Trump, realizaron visitas paralelas a la frontera EEUU-México, mientras buscan respaldo popular en uno de los temas más álgidos de la campaña electoral: migración.

Esta especie de duelo en Texas se produce cuando un número récord de cruces de migrantes por pasos no autorizados hacia Estados Unidos crea una gran amenaza para las posibilidades de Biden de impedir el regreso de Trump al poder.

A pocos meses de las elecciones, Biden intenta dar un giro a su política de fronteras abiertas que ha mantenido durante los más de tres años en la Casa Blanca, que ha permitido el ingreso de más 9.000.000 de inmigrantes indocumentados, de acuerdo con informes de la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés). La crisis migratoria afecta ya a grandes ciudades.

Trump, de 77 años, aterrizó en Eagle Pass, Texas, y minutos después el actual demócrata Biden, de 81 años, llegó a Brownsville, Texas, a unas 300 millas (480 kilómetros) al este.

Las visitas, a menos de ocho meses que los estadounidenses vayan a las urnas, resaltan lo mucho que está en juego en la cuestión fronteriza, principalmente para Biden.

Las visitas ocurren cuando este jueves un juez bloqueó temporalmente una ley de Texas promovida por el gobernador Greg Abbott, que permitía desde marzo la detención, prisión o expulsión de migrantes que hayan cruzado la frontera por pasos no autorizados y que permanezcan en el estado.

Abbott, que afirma busca la protección de su estado, anunció que apeló esta decisión, que forma parte de una disputa judicial entre el gobierno federal y estatal por el control de la frontera.

En su segundo viaje fronterizo desde que asumió el cargo en 2021, Biden se reunió con la patrulla fronteriza y otros agentes, antes de pronunciar un discurso instando a los republicanos a dejar de «bloquear sus reformas migratorias», que promueve cerca de las elecciones y por presiones, incluso de su mismo partido.

Los republicanos han rechazado la legislación fronteriza propuesta por Biden a meses de las elecciones, argumentando que estimula la política de inmigración que ha mantenido la Casa Blanca.

Pero los demócratas responsabilizan a Trump la no aprobación de la ley. «Simplemente porque el expresidente (Trump) se lo ordenó», según la subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Olivia Dalton, a los periodistas en el Air Force One.

Biden estuvo acompañado por su jefe de inmigración, Alejandro Mayorkas, quien fue acusado por los republicanos en la Cámara de Representantes hace dos semanas, asegurando que no cumple con su labor y lo responsabilizan del caos migratorio.

Para Trump su postura antiinmigración de línea dura ha sido fundamental para su identidad política durante años, y ha prometido el mayor programa de deportación jamás realizado en Estados Unidos si regresa a la Casa Blanca.

La campaña de Trump describió la frontera como una «escena del crimen» y dijo que el expresidente «delinearía su plan para poner a Estados Unidos en primer lugar y asegurar la frontera inmediatamente después de asumir el cargo».