Una anciana evitó ser secuestrada por terroristas de Hamás tras mencionar a Messi

Comparte en redes

La abuela relató, durante un documental, que golpearon la puerta de su casa durante la mañana del 7 de octubre y dos miembros de Hamás ingresaron con la intención de secuestrarla a ella junto con su familia.

ARGENTINA.- Una mujer de 90 años se salvó de ser secuestrada por el grupo terrorista Hamás tras mencionar a Lionel Messi. Dos miembros de su familia continúan en cautiverio.

Ester Cunio estaba en su casa del kibutz israelí Nir Oz cuando un grupo de Hamás irrumpió en su domicilio con intenciones de secuestrar a la mujer junto a ocho miembros de su familia para ser llevada a Gaza, pero la mención de Messi le salvó su vida.

La abuela relató, durante un documental, que golpearon la puerta de su casa durante la mañana del 7 de octubre y dos miembros de Hamás ingresaron y le preguntaron dónde estaba su familia, pero respondió que estaba sola.

«Vos te venís conmigo, acá va a haber sólo fuego», le gritó el terrorista, la anciana de 90 años respondió: «No me hables, porque yo tu idioma no lo sé. El árabe y el hebreo lo hablo mal. Yo hablo en argentino y castellano».

En ese instante, la mujer contó que el hombre que llevaba puesto un pasamontaña, le dijo que no conocía el país. «¿Qué es Argentina?», cuestionó el sujeto y la respuesta de Cunio fue lo que le salvó la vida.

«¿Vos miras fútbol?», le consultó Cunio al hombre del grupo islamita luego, el sujeto sí aseguró que le gustaba el deporte. «Yo soy de donde es Messi», le reveló.

Tras escuchar el nombre del capitán de la Selección argentina, Cunio relató que él le apoyó un brazo en el hombro, le dio sus armas, la hizo saludar a cámara y posaron para una foto.

La abuela evitó ser secuestrada pero sus nietos no corrieron con la misma suerte, ya que continúan secuestrados. “Si él (por Lionel) sabe que yo lo mencioné y me salvé, ahora le pediría por mis dos nietos que están ahí encerrados. Le diría que, por favor, ruegue a Dios porque son chicos que valen oro», agregó.