Siete muertos y decenas de obreros atrapados por el derrumbe de un edificio en George, Sudáfrica

Comparte en redes

George es una ciudad de unos 160.000 habitantes, situada cerca de la Garden Route, una conocida ruta turística que recorre la costa sur del país. La ciudad está a unos 430 km al este de Ciudad del Cabo.

SUDÁFRICA.- Los equipos de rescate trataron este martes de liberar a decenas de obreros atrapados entre los escombros de un edificio en construcción que se derrumbó en la víspera en George, en Sudáfrica, y en el que murieron siete personas.

Los rescatistas lograron sacar a 33 personas de los escombros, de los cuales siete murieron, y siguen buscando a 42 obreros.

«Están ahí debajo desde hace más de 24 horas, ya es largo», declaró el jefe del gobierno provincial, Alan Winde.

«Estamos en contacto con once personas», dijo previamente Colin Deiner, jefe de operaciones de rescate, incluidas «cuatro que están atrapadas en un sótano».

Algunas de las personas atrapadas pudieron realizar llamadas  y reportarse. «Les pedimos apagar regularmente sus celulares para guardar la batería», señaló Winde.

Deiner indicó a AFP que la operación era «larga y compleja» y necesitaba una «búsqueda profunda con perros».

Una vez que se logre sacar a las personas, «comenzaremos a desestratificar» los escombros, es decir, a despejar piso por piso, porque «aún podría haber sobrevivientes» debajo, agregó.

El presidente, Cyril Ramaphosa, ofreció «sus más profundas condolencias» a los familiares de los fallecidos y «sus pensamientos» a las familias de los trabajadores que siguen atrapados.

El derrumbe del edificio residencial, de cinco pisos y que estaba en construcción, se produjo el lunes poco después de las 14H00.

Aún se desconoce las razones del derrumbe y la policía abrió una investigación.

Las fotos muestran que el techo del edificio permanece visible sobre un montón de escombros.

«Nuestros pensamientos están con las familias y todos los afectados, que continúan esperando noticias de sus seres queridos», dijo el alcalde de George, Leon Van Wyk, en un comunicado.