Se cumplen 107 años de la última erupción del volcán de San Salvador

Comparte en redes

La última erupción del volcán de San Salvador fue el 7 de junio de 1917, en horas de la noche.

EL SALVADOR.- Ciento siete años han pasado desde aquella noche del 7 de junio de 1917, cuando el volcán de San Salvador hizo erupción por última vez, cuando dos terremotos de grandes magnitudes provocaron que el coloso erupcionará.

La lava que expulso el volcán recorrió aproximadamente 7 kilómetros alcanzando la carretera de Quezaltepeque y el Sitio del Niño, en el departamento de La Libertad.

Ante la inminente expulsión de lava, las perdidas humanas se calculan los 1,500 personas a las que se les une la cantidad de heridos. Entre los daños materiales se evidenció que de más de 9,000 viviendas existentes de la capital en la época, solo unas 200 quedaron intactas, según el historiador Carlos Cañas.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) indica que el coloso ha hecho erupción cinco veces desde que llevan registros, la primera vez ocurrió en el año 1050 que dio lugar al depósito conocido como Talpetate.

La segunda ocurrió en el año 1575 en las cercanías del pueblo de Nejapa, ubicado por aquel entonces en el lugar donde hoy se ubica el cono de escorias de El Playón.

Una tercera ocasión en 1659, una erupción de escorias y emisión de lavas hacia el noreste, en una extensión de 10 kilómetros cuadrado, que alcanzaron el Río Sucio, provocando su represamiento. El pueblo de Nejapa fue afectado por las lavas, sus habitantes se salvaron y trasladaron la población a su ubicación actual.

El coloso volvió a desatar su furia en el año 1671 y su última vez fue en 1917, donde la etapa efusiva con emisión de lavas en el flanco norte, y una fase explosiva que generó la evaporación de la laguna del Boquerón, emisión de cenizas y la formación del cono Boqueroncito

El gigante duerme, y aunque el monitoreo y los estudios indican que de momento el volcán no muestra signos de un despertar, los expertos mantienen un monitoreo constante debido a su potencial eruptivo. 

Actualmente el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), a través de la Dirección General del Observatorio Ambiental, realiza tareas de vigilancia volcánica en las que incluye técnicas sísmicas, hidrogeoquímicas de agua, térmica y deformación, que son importantes para evaluar el estado de la actividad del volcán.