¿Qué cambió en la vida de Billy Calderón luego de ser sobreviviente del accidente de Los Próceres?


Billy Calderón relató su testimonio que comienza en 2017, el vehículo en el que sufrió el accidente es el mismo que se ganó su esposa siete años atrás en la misma fecha, 14 de marzo.

EL SALVADOR.- El sobreviviente del accidente registrado en el bulevar Los Próceres, Billy Calderón, relató su testimonio de «amor» y declaró «la misericordia de Dios» debido a que la vida le cambió aquel 14 de marzo.

«Lo único que quiero ahora es ser una mejor persona, abrazar a mi hijo y a mi esposa. Lo material se acaba en un abrir y cerrar de ojos», declaró Calderón al estarse recuperando del accidente vial.

El testimonio de Calderón comienza en 2017, un 14 de marzo, misma fecha del accidente en el bulevar Los Próceres, ese día estaban rifando un vehículo para recaudar fondos, compró un número y su esposa se ganó el carro…

«El señor nos regaló ese carro en 2017 y en 2023, en aquel accidente, nos quitó el vehículo, quedó deshecho, pero nos salvó la vida», destacó.

Tras el accidente, Calderón quedó inconsciente y reaccionó tres días después, «ya estaba yo operado de mis piernas», contó. A las fracturas se sumó un severo golpe en la frente «que me imagino que fue el que me hizo perder el conocimiento», expresó.

«Dios me va a ayudar a sanar para volver a correr por las calles de San Salvador», confió.

Sobre el conductor de la rastra: «Me han preguntado qué pienso sobre el motorista de la rastra, yo rezo todos los días por él, yo sé que los accidentes pasan y como le pasó a don Carlos, nos puede pasar a cualquiera». Agregó, «yo no tengo ningún rencor, yo quisiera verlo, abrazarlo y darle las gracias, porque en este testimonio también está él».

«Para sanar hay que perdonar, no hay que tener rencor», enfatizó.

Luego de sus declaraciones, Calderón remarcó que «muchas veces nos cuesta pedir perdón, abrazar a nuestros familiares. Sin embargo, después de ese accidente uno no piensa en comprarse los zapatos más caros, uno desea un abrazo de sus seres queridos y palabras de ánimo».