Miles de personas bajo orden de evacuación por incendio fuera de control en California


El incendio Thompson ha consumido más de 1.400 hectáreas desde que inició el martes, de acuerdo con datos oficiales.

ESTADOS UNIDOS.- Miles de personas recibieron órdenes de evacuación en el norte de California debido a un voraz incendio que avanza sin control en medio de una peligrosa ola de calor en el oeste de Estados Unidos que tiene bajo alerta a la región.

El incendio Thompson ha consumido más de 1.400 hectáreas desde que inició el martes, de acuerdo con datos oficiales. Las llamas se extienden principalmente al norte de la comunidad de Oroville, en el condado Butte.

La localidad está a unos 110 kilómetros al norte de Sacramento, la capital de California, y a tan sólo 38 de Paradise, comunidad arrasada en 2018 por el devastador incendio Camp, el más letal de la historia del estado, con unos 85 fallecidos.

«El condado (Butte) está bajo alerta roja desde anoche y se mantendrá así hasta mañana en la noche», informó este miércoles el jefe de los bomberos en la localidad, Garrett Sjolund.

Más de 25.000 personas en el área recibieron órdenes de evacuar el miércoles, informó KCRA, afiliada local de NBC.

Fuegos artificiales

Una preocupación adicional para las autoridades es la celebración del 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, en el que por tradición se usan fuegos artificiales. Debido al avance de las llamas, la fiesta ha sido cancelada en el condado.

«Esta es una mala temporada de incendios», dijo el sheriff de Butte, Kory Honea.

«Lo último que necesitamos es alguien que compró fuegos artificiales saliendo a hacer una estupidez. ¡No sean idiotas!», dijo Honea, quien recordó que la región norte enfrentó cuatro incendios en dos semanas.

Unos 1.400 bomberos atacan las llamas por tierra con maquinaria pesada y por aire con aviones y helicópteros.

Sjolund informó que equipos y personal están llegando de otras regiones para reforzar las operaciones.

«Las condiciones que hay en nuestro condado este verano son muy diferentes a las que hemos experimentado los dos últimos veranos. Los combustibles son muy densos. La maleza está seca, y como se puede ver, cualquier viento moverá un incendio muy rápidamente», dijo Sjolund.

Unas ocho personas, entre civiles y bomberos, resultaron heridas hasta ahora, en tanto que los equipos de la AFP en el terreno constataron casas y vehículos achicharrados.

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia.

«Estamos usando todas las herramientas disponibles para atacar este incendio, y continuaremos trabajando de cerca con nuestros socios locales y federales para apoyar a las comunidades impactadas», dijo Newsom.

«A medida que nos dirigimos a algunos de los más desafiantes meses de la temporada de incendios forestales, el estado está más preparado que nunca para proteger a las comunidades en riesgo con nuevas herramientas, tecnología y recursos».

46 ºC

El servicio de meteorología de San Francisco emitió alertas para varias localidades del norte del estado debido a la abrasadora ola de calor que ha llevado el termómetro en algunas regiones a alcanzar los 46ºC.

«Una situación excepcionalmente peligrosa avanza a medida que entramos en una potencialmente letal, histórica y prolongada ola de calor», advirtió el departamento el martes.

«Casi 150 millones de personas están bajo advertencias relacionadas con olas de calor a lo largo y ancho de 21 estados hasta esta tarde», dijo el servicio este miércoles.

Los servicios de meteorología advierten que las temperaturas continuarán altas en el oeste del país, incluyendo estados como Oregon y Washington, en el norte.

Los incendios arrancaron este año en California una temprana temporada que ha consumido más de 17.000 hectáreas.

Expertos consideran esto como un anticipo de lo que está por venir en el estado más poblado de Estados Unidos.

California sufrió alrededor de 20 años de sequía, pero los dos últimos años fueron relativamente suaves, con cantidades de lluvia casi récord que llenaron los embalses y permitieron que bosques y pastizales crecieran.

Sin embargo, 2024 se perfila como un año caluroso y seco, y esa flora se está secando rápidamente, generando combustible para los incendios forestales.

Con el verano apenas despuntando, varias regiones del oeste del país ya renovaron los récords de calor con infernales temperaturas muy por encima de los 40º C.

Los picos climáticos se han vuelto cada vez más comunes gracias al calentamiento global, en gran parte por la quema indiscriminada de combustibles fosiles.