Excatedrática Julia Evelyn Martínez sostuvo que no ha sido la única a la que han «tratado con injusticia y que le han violado sus derechos» en la UCA


Julia Evelyn Martínez reveló más detalles de su despido y aseguró que no es la primer injusticia cometida en la UCA por temas de libertad de expresión.

EL SALVADOR.- La excatedrática de la UCA, Julia Evelyn Martínez, nuevamente se refirió al ultimátum que el rector Andreu Oliva le dio, «callar» o «renunciar», tras Oliva declarar que «fue la decisión de ella, quizá debido a un malentendido».

Anteriormente, Martínez aseguró que ARENA junto con el FMLN sí se reunieron con VAMOS y Nuestro Tiempo a fin de acordar una posible alianza de oposición política, y que algunas de esas reuniones sostenidas se llevaron a cabo en la institución dirigida por Oliva. Declaraciones que, supuestamente, habían dañado la imagen de la UCA. Luego, Oliva sostuvo que no ventilaban los «problemas internos» de la UCA por respeto «a la dignidad» de las personas.

«Muy respetuosos de la dignidad de las personas, según las palabras del rector ‘sagrada’, pues no lo son, yo no soy ni la primera ni la última de la comunidad universitaria que ha sido tratada con injusticia y que le han violado sus derechos, sobre todo, la libertad de expresión», declaró la economista Martínez en Las Cosas Como Son.

«Hay muchas personas que han sido maltratadas en la UCA», aseveró, así como su caso, donde trataron de callarla, «lo que yo dije era la verdad, y espero que más adelante, cuando tal vez haya un cambio de las autoridades de la UCA, me puedan brindar una disculpa pública por la injusticia que se ha cometido con mi persona», enfatizó.

Tras sus declaraciones, Martínez expresó que la molestia de Oliva «vino porque no me consideran una vocera oficial, porque no represento el espíritu de la UCA y seguramente tenía que haber actuado como siguen actuando algunos catedráticos, que cuando les preguntan sobre situaciones que pueden generar problemas, como el caso mío, simplemente se limitan a decir, ‘yo no sé nada’, ‘no conozco’, ‘a saber’. Entonces, como yo respondí y directamente, eso fue la molestia».

Finalmente, la excatedrática de la UCA lamentó que no se pudo conformar la unidad de la sociedad civil y de los partidos políticos, «que realmente quieren refundar y ser oposición política. Era una buena idea y no se pudo porque ARENA y el FMLN se niegan a morir y la influencia que tienen sobre las organizaciones no gubernamentales o sobre las organizaciones de la sociedad civil todavía es muy fuerte«.