Estados Unidos ordena revisar más de 2.500 aviones por fallos en las máscaras de oxígeno


La FAA ha estado investigando estos generadores en varios modelos 737, incluida la línea 737MAX, debido a «múltiples informes» de aerolíneas sobre este fallo.

ESTADOS UNIDOS.- La Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos emitió este mismo lunes una directiva de aeronavegabilidad urgente para numerosos aviones modelo Boeing 737, tras informes sobre fallos en las máscaras de oxígeno de emergencia para pasajeros. El problema es que los generadores de oxígeno químico individuales podrían no funcionar correctamente en caso de despresurización.

La FAA ha estado investigando estos generadores en varios modelos 737, incluida la línea 737MAX, debido a «múltiples informes» de aerolíneas sobre este fallo. La causa se ha identificado en las almohadillas adhesivas que fijan los generadores en la unidad de servicio para pasajeros en el techo de la cabina, que en algunos casos no logran mantener los generadores en su lugar.

Preocupada por la posibilidad de que los generadores de oxígeno puedan fallar durante un evento de despresurización, la FAA ha decidido actuar de manera inmediata, sin el habitual período de comentarios de 30 días. Esta medida afectará a aproximadamente 2.612 aviones en Estados Unidos, y las aerolíneas deberán realizar las inspecciones y reparaciones necesarias de inmediato.

Este problema surge apenas horas después de que Boeing alcanzara un acuerdo con el Departamento de Justicia, declarando culpabilidad por defraudar a las autoridades estadounidenses en relación con los accidentes fatales de los 737MAX de Ethiopian Airlines y Lion Air en 2018 y 2019.

Todas las acusaciones recibidas por Boeing

  • Falta de transparencia: se acusa a Boeing de no informar adecuadamente a las autoridades reguladoras y a los pilotos sobre los riesgos del sistema MCAS.
  • Errores de diseño: se ha cuestionado el diseño del sistema MCAS y la falta de redundancias en los sistemas de seguridad del 737 MAX.
  • Presión para la certificación: se ha sugerido que Boeing presionó a la FAA para obtener la certificación del 737 MAX de manera apresurada, priorizando las ganancias sobre la seguridad.
  • Negligencia en la fabricación: se acusa a Boeing de negligencia en la fabricación del 787 Dreamliner, lo que ha resultado en problemas como fugas de combustible, fallos eléctricos y defectos de fabricación.
  • Falta de control de calidad: se ha cuestionado la eficacia de los controles de calidad de Boeing, que no pudieron detectar estos problemas antes de que los aviones entraran en servicio.
  • Esconder información: se ha acusado a Boeing de esconder información sobre los problemas del 787 Dreamliner a las autoridades reguladoras y a los clientes.
  • Fraude: el Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusó a Boeing de fraude por engañar a la FAA sobre las capacidades del MCAS, lo que resultó en un acuerdo de $2.5 mil millones.
  • Competencia desleal: Boeing ha sido acusado de prácticas anticompetitivas, como presionar a los gobiernos para que favorezcan sus aviones sobre los de sus competidores.