El Vaticano aborda el aborto, la teoría de género y gestación subrrogada en texto sobre la «dignidad humana»

Comparte en redes

El documento, llamado «Dignitas infinita» («Una infinita dignidad») tiene una veintena de páginas y fue aprobado por el papa Francisco.

El Vaticano publicó este lunes un nuevo texto doctrinal dedicado al respeto de la «dignidad humana» en el que denuncia el aborto y la teoría del género y defiende los derechos de los migrantes y de las personas LGTB+.

El documento, llamado «Dignitas infinita» («Una infinita dignidad») tiene una veintena de páginas y fue aprobado por el papa Francisco.

Se puede leer como una forma de salvar divisiones dentro de la iglesia, cuatro meses después del escándalo que supuso la instauración de las bendiciones de parejas homosexuales, sobre todo entre los más conservadores.

El documento aborda los temas claves del pontificado de Jorge Bergoglio, como la guerra, los derechos de las personas migrantes, la pobreza, la ecología o la justicia social, además de otras cuestiones bioéticas o relacionadas con la violencia en internet.

El texto, fruto de cinco años de trabajo, fue publicado por el Dicasterio para la Doctrina de la fe, el poderoso órgano de la Santa Sede encargado del dogma que enumera casos de «violaciones concretas y graves» de la dignidad.

Según la publicación, la gestión subrogada entra «en contradicción total con la dignidad fundamental de todo ser humano», y «la aceptación del aborto en la mentalidad, costumbres y en la propia ley» refleja «una crisis muy peligrosa de la moral».

«Colonización ideológica muy peligrosa»

Por primera vez de forma tan específica, el Vaticano denuncia vehementemente la «teoría del género», que Francisco tacha de «colonización ideológica muy peligrosa».

«Cualquier intervención de cambio de sexo corre el riesgo, de forma general, de amenazar la dignidad única que una persona recibe en el momento de la concepción», señala el documento.

Al tiempo, la Iglesia recuerda que las personas LGTB+ deben ser respetadas y denuncia que «en algunos lugares, muchas sean encarceladas, torturadas e incluso privadas del bien de la vida solo por su orientación sexual».

«Se habla poco de esta violación de los derechos humanos  (…) y es doloroso que algunos católicos defiendan esas leyes injustas», lamentó en conferencia de prensa el prefecto del Dicasterio, el cardenal argentino Victor Manuel Fernández, allegado al papa y firmante del texto.

También se dedica una parte a la violencia machista, afirmando que «nunca será lo suficientemente condenada».

Sobre el fin de la vida, la Iglesia reitera su firme oposición a la eutanasia y al suicido asistido.

Interrogado sobre la doctrina de la Iglesia, que considera siempre los actos homosexuales como «intrínsecamente desordenados», consideró que se «podrían encontrar otras palabras más adaptadas», al mismo tiempo que se consideró favorable a la despenalización de la homosexualidad.

Desde su elección en 2013, el papa Francisco insiste en la importancia de una Iglesia abierta a todos, incluso los fieles LGBT+, pero sus esfuerzos encuentran fuerte resistencia.

Ante la prensa, monseñor Fernández respondió a los ataques crecientes que lo acusan de traicionar la doctrina católica.

Dijo que espera que este nuevo texto tenga el mismo éxito que «Fiducia Supplicans», consultado según él 7,000 millones de veces en línea.

Varias asociaciones católicas LGBT en Italia y en el extranjero se mostraron decepcionadas por este nuevo texto, al considerar que afecta a la imagen y a los derechos de las personas transgénero.