El papa Francisco, Milei y Lula participarán en la cumbre del G7 en Italia

Comparte en redes

El programa del viernes prevé discusiones sobre la inmigración, las tensiones en la región de Asia-Pacífico, la seguridad económica y la inteligencia artificial. El papa Francisco estará presente en esta última sesión.

EUROPA.- El papa Francisco, el presidente argentino Javier Milei y su homólogo brasileño Luiz Inácio Lula da Silva participarán en la cumbre del G7 del 13 al 15 de junio en Italia, en la que se hablará de las guerras en Ucrania y en Gaza.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los demás jefes de Estado o de gobierno de los siete países más ricos del mundo (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido) se reunirán de jueves a sábado en Borgo Egnazia, un complejo turístico de lujo en el sur de Italia.

Otros dirigentes que no pertenecen al grupo han sido invitados al evento por la primera ministra italiana, Giorgia Meloni.

Entre los invitados figuran el papa Francisco, el argentino Milei y el brasileño Lula, cuyo país asume actualmente la presidencia rotatoria del G20.

Aunque la prensa especula sobre un posible primer encuentro entre Milei y Lula, auspiciado por Meloni, la cancillería brasileña dijo que «no hubo pedido» de Argentina para una reunión bilateral.

También han sido invitados el primer ministro indio Narendra Modi, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, el dirigente emiratí Mohamed bin Zayed Al Nahayan, el rey Abdalá II de Jordania.

La lista oficial incluye a varios dirigentes africanos, como el argelino Abdelmajid Tebboune y el tunecino Kais Saied.

Fuentes diplomáticas italianas mencionaron asimismo la presencia del príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán, pero su nombre no aparece en la lista oficial.

Durante la sesión de apertura del jueves, se abordarán temas relacionados con África, el cambio climático y el desarrollo.

Las siguientes sesiones se centrarán en la situación en Medio Oriente, con la guerra entre Israel y Hamás en la Franja de Gaza como telón de fondo, y la invasión rusa de Ucrania, considerado el tema central de la cumbre.