Corte Suprema de Israel ordena reclutar en el ejército a los estudiantes de las escuelas talmúdicas


La decisión de la Corte Suprema llega después de que el Parlamento israelí relanzara el 11 de junio un proyecto de ley con vistas a un enrolamiento progresivo de los ultraortodoxos en las fuerzas armadas.

ISRAEL.- La Corte Suprema israelí dictaminó este martes que los estudiantes ultraortodoxos de las escuelas talmúdicas, hasta ahora exentos de obligaciones militares, deben ser enrolados en el ejército, un revés para el gobierno de Benjamin Netanyahu.

«A falta de un marco legal adecuado, el poder ejecutivo no tiene potestad para ordenar no aplicar la Ley sobre el Servicio Militar a los estudiantes de las escuelas talmúdicas», estableció el alto tribunal, añadiendo que «el Estado debe actuar para aplicar la ley».

El servicio militar es obligatorio en Israel para hombres y mujeres, pero los judíos ultraortodoxos pueden evitarlo si se dedican al estudio de los textos sagrados, en virtud de una exención instaurada por David Ben Gurion, fundador del Estado de Israel, en 1948.

Algunos detractores consideran que el texto debatido por el Parlamento, apoyado por el primer ministro Benjamin pero criticado por el ministro de Defensa Yoav Gallant, está lejos de responder a las necesidades de personal del ejército israelí, en guerra con el movimiento islamista palestino Hamás en Gaza desde hace más de ocho meses y con otro frente abierto en la frontera con Líbano.

«En el estado actual de cosas, el no cumplimiento de la ley sobre el servicio militar crea una gran discriminación entre quienes están obligados a hacerlo, y aquellos para con quienes no se toman medidas para movilizarlos», argumentó la Corte Suprema.

«En este momento, en plena mitad de una guerra difícil, la desigualdad de la carga es más marcada que nunca y requiere la aplicación de una solución duradera», dijo también el alto tribunal.

El jefe del partido ultraortodoxo Judaísmo Unificado de la Torá, Yitzhak Goldknopf, criticó rápidamente «una decisión esperada, muy desafortunada y decepcionante».