Autoridades ucranianas afirman que Rusia «no tiene prisa» por realizar rescates en inundaciones


El nivel de las aguas está bajando gradualmente tras el colapso de la presa de Nova Kakhovka.

UCRANIA.- Militares ucranianos descargan ayuda humanitaria para los residentes locales tras la rotura de la presa de Nova Kakhovka, en el pueblo inundado de Afanasiivka, en la región de Jersón, Ucrania..

El nivel de las aguas está bajando gradualmente tras el colapso de la presa de Nova Kakhovka, que provocó inundaciones en toda la región de Jersón, pero algunos asentamientos siguen bajo el agua, según las autoridades ucranianas.

El jefe de la administración militar de la región de Jersón, Oleksandr Prokudin, informó este martes que al menos 42 personas siguen desaparecidas tras el derrumbe de la presa hace ocho días y de que 10 murieron en la parte controlada por Ucrania.

Rusia es controla actualmente la orilla oriental del Dnipro, cerca del emplazamiento de la presa, pero el número de muertos en esas zonas no está claro.

Los socorristas ucranianos han logrado rescatar a 2.757 personas de los asentamientos inundados, entre ellas «263 niños y 77 personas con movilidad reducida», dijo Prokudin.

La orilla oriental ocupada por Rusia, sin embargo, «sigue siendo extremadamente crítica», con 17 asentamientos aún inundados», añadió Prokudin.

«Rusia no tiene prisa por rescatar a la población de ninguno de ellos, que corre peligro de muerte por su causa. Estamos haciendo todo lo posible para salvar a nuestra gente de allí».

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, culpó a Moscú del colapso de la presa de Nova Kakhovka y dijo que Rusia debería asumir la «responsabilidad penal» por «ecocidio».

«A partir de esta mañana, el nivel medio de la inundación es de 2,7 metros (8,9 pies), lo que supone 27 centímetros (10,6 pulgadas) menos que anoche», dijo Prokudin en un comunicado publicado en medios internacionales.