Anabel Belloso intenta evadir cuestionamientos sobre la actualización de la Lista Engel


La diputada del FMLN, Anabel Belloso, no quiso ahondar sobre la nueva actualización que Estados Unidos hizo de la Lista Engel, donde se incluyen a los expresidentes de la izquierda salvadoreña, Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén.

Al ser cuestionada por este hecho, Belloso prefirió orientar su respuesta en atacar a las acciones de seguridad que implementa el actual gobierno.

“Estos casos ya están siendo judicializados en el país, ya hay procesos abiertos desde hace mucho, incluso en el caso del expresidente, Salvador Sánchez Cerén, hay una resolución de la Sala de lo Constitucional que dice que no hubo enriquecimiento ilícito, todos estos procesos han venido en la agenda de investigación”, expresó.

Agregó que: “Lo que vemos ausente de los procesos de investigación son entorno a los atropellos democráticos, violación de los derechos humanos y abuso de poder de funcionarios del actual gobierno”.
Por su parte, la diputada de VAMOS, Claudia Ortiz, indicó que la Lista Engel tiene una credibilidad muy importante, porque se recaba información seria de Estados Unidos.

“Merece tener un seguimiento y si se determina la responsabilidad, por supuesto, se necesita una sanción ejemplar de parte del Estado, ya sea de gobiernos anteriores o del actual y es una información que las instituciones dedicadas a perseguir el delito deben tomar seriamente”, sostuvo.

El documento publicado por el Departamento de Estado de Estados Unidos señala que Carlos Mauricio Funes Cartagena «participó en un significativo caso de corrupción al orquestar y participar en varios esquemas de soborno, malversación y lavado de dinero mientras era presidente, robando cientos de millones de dólares de las arcas del estado».

Por su parte, Salvador Sánchez Cerén, «está vinculado con un acto de corrupción al lavar dinero durante su mandato como vicepresidente, recibiendo personalmente más de $1.3 millones en fondos públicos a cambio, y participó en un esquema para desviar $183 millones en fondos públicos de las cuentas públicas y la supervisión hacia cuentas personales mientras se desempeñaba como presidente».

El informe presenta a personas extranjeras que han participado a sabiendas, en acciones que socavan los procesos o instituciones democráticos; en corrupción significativa; y en la obstrucción de investigaciones sobre tales actos de corrupción.

La investigación incluye corrupción relacionada con contratos gubernamentales; soborno y extorsión; la facilitación o transferencia del producto de la corrupción, incluso a través del lavado de dinero; y actos de violencia, acoso o intimidación dirigidos a investigadores de corrupción gubernamentales y no gubernamentales.

Tras la publicación de la Lista Engel, el Departamento de Estados del país norteamericano informó que continuará revisando el informe de Funes y Cerén y considerará «todas las herramientas disponibles para disuadir e interrumpir la actividad corrupta y antidemocrática», en El Salvador.