Acusan formalmente al actor Alec Baldwin por tiroteo mortal de 2021

Comparte en redes

Baldwin está acusado de dos cargos de homicidio involuntario.

MÉXICO.- Un jurado de acusación imputó el viernes al actor Alec Baldwin por un cargo de homicidio involuntario por un tiroteo mortal de 2021 ocurrido durante un ensayo en un plató en Nuevo México.

Fiscales especiales presentaron el caso ante un jurado de acusación en Santa Fe esta semana, meses después de recibir un nuevo análisis del arma implicada en el tiroteo. Se negaron a responder preguntas después de pasar aproximadamente un día y medio exponiendo su caso ante el jurado. Los abogados defensores de Baldwin indicaron que lucharán contra los cargos.

“Esperamos con ansias que se haga justicia”, dijeron Luke Nikas y Alex Spiro, abogados defensores de Baldwin, en un correo electrónico.

Si bien el proceso está envuelto de secretismo, dos de los testigos presentados ante el juzgado incluían a miembros del equipo de filmación, uno que estaba presente cuando se disparó el arma y otro que había abandonado el set el día anterior debido a preocupaciones de seguridad.

Baldwin, el actor principal y coproductor de la película del oeste “Rust”, apuntaba con un arma hacia la directora de fotografía Halyna Hutchins durante un ensayo en un plató a las afueras de Santa Fe en octubre de 2021, cuando el arma se disparó, matándola e hiriendo al director Joel Souza. Baldwin ha dicho que tiró hacia atrás el percutor, pero que no jaló el gatillo, y que el arma se disparó.

Los cargos han vuelto a poner a Baldwin en problemas legales y han abierto nuevamente la posibilidad de que el actor sea sentenciado a prisión. Baldwin ha sido un importante astro de televisión y el cine durante casi 40 años, con papeles en el primer éxito de taquilla “The Hunt for Red October” (“La caza del Octubre Rojo”), “The Departed” (“Infiltrados”) de Martin Scorsese y la comedia “30 Rock”.

Los jueces acordaron recientemente suspender varias demandas civiles que buscaban una compensación de Baldwin y los productores de “Rust” después de que los fiscales dijeran que presentarían cargos ante el jurado. Entre los demandantes de los casos civiles se encuentran miembros del equipo de filmación.

Fiscales especiales desestimaron un cargo de homicidio involuntario contra Baldwin en abril, diciendo que se les informó que el arma podría haber sido modificada antes del tiroteo y que funcionaba mal. Más tarde cambiaron de opinión y comenzaron a sopesar si volverían a presentar una acusación contra Baldwin después de recibir un nuevo análisis del arma. La revisión de expertos en balística y pruebas forenses se basó en piezas de repuesto para recrear el arma disparada por Baldwin, después de que partes del arma original se rompieran durante las pruebas realizadas por el FBI. El informe examinó el arma y las marcas que dejó en un cartucho gastado para concluir que el gatillo tenía que haber sido jalado o presionado.

El análisis dirigido por Lucien Haag, de los Servicios de Ciencias Forenses en Arizona, señaló que, aunque Baldwin negó repetidamente haber apretado el gatillo, “dadas las pruebas, hallazgos y observaciones reportadas aquí, el gatillo tuvo que ser jalado o presionado lo suficiente como para liberar el percutor completamente amartillado o retraído del revólver de evidencia”.

La supervisora de armas en el set de filmación, Hannah Gutierrez-Reed, se declaró inocente de homicidio involuntario y manipulación de evidencia en el caso. Su juicio está programado para comenzar en febrero.

El subdirector y coordinador de seguridad de “Rust”, David Halls, se declaró inocente del manejo inseguro de un arma de fuego en marzo pasado y recibió una sentencia suspendida de seis meses de libertad condicional. Accedió a cooperar en la investigación del tiroteo. Un informe anterior del FBI sobre su análisis del arma encontró que, como es común con las armas de fuego de ese diseño, podría dispararse sin apretar el gatillo si se aplicaba fuerza al percutor sin amartillar, como al dejar caer el arma.

El tiroteo de 2021 dio lugar a una serie de demandas civiles, incluidas demandas por homicidio culposo presentadas por miembros de la familia de Hutchins, centradas en acusaciones de que los sospechosos fueron laxos con las normas de seguridad. Baldwin y otros acusados han cuestionado estos señalamientos.

La compañía Rust Movie Productions pagó una multa de 100.000 dólares a los reguladores estatales de seguridad laboral después de que se dieran a conocer fallas en el cumplimiento de los protocolos estándar de la industria, incluidas acusaciones de que los gerentes de producción tomaron medidas limitadas o nulas para abordar dos fallas en el set antes del tiroteo fatal.

El rodaje de “Rust” se reanudó el año pasado en Montana, en virtud de un acuerdo con el viudo de la cinefotógrafa, Matthew Hutchins, que lo convirtió en productor ejecutivo del filme.