Protestas en Kenia: La policía lanza gases lacrimógenos y balas de goma


Un total de 22 personas murieron durante el día, incluidas 19 en Nairobi, y más de 300 resultaron heridas, dijo el organismo de vigilancia de derechos humanos de Kenia.

KENIA.- La policía keniana disparó gases lacrimógenos y balas de goma el jueves contra pequeños grupos de manifestantes reunidos nuevamente en Nairobi, dos días después de la violencia mortal que llevó al presidente William Ruto a retirar su cuestionada propuesta presupuestaria.

A mediodía se produjeron algunos enfrentamientos entre la policía, desplegada en gran número en las calles del centro de la capital, y estos manifestantes que gritaban en particular «Ruto debe irse».

Estas nuevas manifestaciones quedaron muy fragmentadas al comienzo de la tarde y a priori menos multitudinarias que la del martes, cuando miles de manifestantes hicieron retroceder a la policía en la zona de los edificios oficiales de Nairobi.

El jueves, algunas personas arrojaron piedras a los agentes de policía, que respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma, y ​​al menos siete personas fueron detenidas, constataron periodistas de la AFP.  

La policía antidisturbios bloqueó el jueves el acceso a las carreteras que conducen a la Casa de Estado –el palacio presidencial– y al Parlamento.

También se produjeron manifestaciones en los bastiones de la oposición de Mombasa (este) y Kisumu (oeste).

El martes, tras los primeros días de movilización pacífica para exigir la retirada de los nuevos impuestos previstos por Ruto en su proyecto de presupuesto 2024-25, la manifestación en Nairobi se convirtió en un baño de sangre, especialmente en torno al Parlamento, donde algunos edificios fueron quemados y saqueados. .

La policía, según varias ONG, disparó munición real para intentar contener a la multitud que forzó las barreras de seguridad para entrar en el complejo de la Asamblea Nacional y el Senado, un ataque sin precedentes en la historia del país independiente desde 1963.

Un total de 22 personas murieron durante el día, incluidas 19 en Nairobi, y más de 300 resultaron heridas, dijo el organismo de vigilancia de derechos humanos de Kenia (KNHRC).

El presidente Ruto anunció la retirada del proyecto de presupuesto al día siguiente, pero esto no impidió que los manifestantes continuaran manifestándose el jueves.  

Más allá del proyecto de presupuesto, el movimiento de protesta se ha transformado en una denuncia más amplia de las políticas de William Ruto, elegido en 2022 con la promesa de promover la redistribución entre las clases trabajadoras.

El jueves por la mañana, en el centro de negocios de la capital, donde numerosos comercios permanecían cerrados, Moe, empleado en una perfumería, había bajado el telón.  

“¿Por qué tuvieron que matar a estos jóvenes? Este proyecto de ley no vale la pena para que la gente muera […] Algunas personas están enojadas y podrían querer venganza”, se lamenta frente a su perfumería y añade: “Estamos en un territorio inexplorado”.

El miércoles, una figura del movimiento de protesta, la periodista y activista Hanifa Adan, convocó nuevamente a manifestaciones el jueves durante una marcha blanca “pacífica” en memoria de las víctimas.

Unas horas más tarde, William Ruto, que la víspera había dicho que quería reprimir firmemente «la violencia y la anarquía», anunció finalmente la retirada del proyecto de presupuesto y dijo que quería una consulta nacional con los jóvenes.

Un anuncio calificado inmediatamente de “operación de comunicación” por Hanifa Adan y recibido con sospecha por varios manifestantes, como Lucky, de 27 años, presente en el centro de Nairobi desde las nueve de la mañana y que asegura que no “confía en Ruto, esta ley pasar de una manera u otra”.

El portavoz del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió el miércoles que se establezcan «claramente» las responsabilidades tras la muerte de los manifestantes.

El gobierno considera necesarios nuevos impuestos para dar al país fuertemente endeudado cierto margen de maniobra.  

El gobierno «tendrá ahora que encontrar una manera de pacificar dos fuerzas opuestas: una población dispuesta a recurrir a la violencia para proteger sus medios de vida, y una trayectoria macroeconómica que, en ausencia de un apoyo multilateral considerable, se dirige hacia el precipicio», según un análisis del Oxford Economics Institute.

La deuda pública del país asciende a unos 10 billones de chelines (CAN 104 mil millones), o alrededor del 70% del PIB. El presupuesto para 2024-25 prevé un gasto de 4 billones de chelines (42 mil millones de dólares canadienses), un récord.