La Tierra ha sido impactada por una tormenta geomagnética G4 severa

Comparte en redes

Expertos detallan la probabilidad de fallos en sistemas de comunicación, navegación y satélites debido a este fenómeno solar.

La Tierra está bajo el impacto de una tormenta geomagnética severa provocada por una eyección de masa coronal que ha golpeado directamente el planeta. Debido a estos se han disparado alertas del Centro de Predicción del Clima Espacial (SWPC) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), la cual se encuentra monitoreando el fenómeno y emitiendo advertencias desde inicios del fin de semana.

Los efectos de este evento espacial pueden ser distintos, desde la posibilidad de avistamiento de auroras boreales en latitudes insólitas, hasta potenciales interferencias en las redes de comunicaciones e internet, y en algunos casos, provocar mareos en personas.

Una eyección de masa coronal (CME), según la NOAA, es una fuerte expulsión de plasma y material magnético desde el Sol, que puede llegar a la Tierra en menos de un día.

Este evento ha generado intensos debates científicos por su capacidad para interactuar con el campo magnético terrestre, creando las espectaculares auroras boreales al interactuar con las moléculas de oxígeno y nitrógeno en los polos.

A pesar de ello, las consecuencias de estas tormentas van más allá de los fenómenos luminosos. La capacidad de las tormentas geomagnéticas para interferir con las operaciones satelitales, sistemas de navegación y comunicación, así como la red eléctrica, ha sido motivo de especial atención.

La NOAA mediante su escala de G1 a G5, clasifica la intensidad de estas tormentas, siendo G5 la máxima expresión que podría extender las auroras hasta latitudes tan al sur como Florida y Texas del sur. La de este fin de semana es una tormenta geomagnética severa G4.

Según la científica Delores Knipp, profesora de investigación en el Departamento de Ciencias Aeroespaciales de la Universidad de Colorado Boulder, es crucial emitir alertas ante actividad solar mayor para prevenir a operadores de sistemas críticos.