Hombre puso fin a las extorsiones con astuta jugada tecnológica


Un empresario víctima de extorsión se cansó del acoso pandilleril y echó mano de las herramientas tecnológicas, para poner tras las rejas a los criminales que lo asechaban a diario en el departamento de La Libertad.

El afectado sufrió durante 2020, el acoso de los delincuentes de la Mara Salvatrucha, quienes le exigían 50 dólares mensuales a cambio de no atentar contra su vida. Pero un día tomó valor, al decidir instalar unas cámaras de seguridad, las cuales captaron los rostros de los sujetos.

El material fotográfico y videográfico captado por los aparatos, sirvió como prueba contundente ante el Tribunal Primero de Sentencia de Santa Tecla, para que condenara a 15 años de cárcel a Eduardo Neftalí Morales Granados y René Geovanny Henríquez Guzmán, por el delito de extorsión agravada.

En la vista pública, se conoció que en septiembre de 2020, los pandilleros amenazaron a la víctima diciéndole que debía pagar una cuota mensual porque si no accedía a su pretensión iban atentar en su contra o su familia, y que con la mara no se andaba jugando.

La víctima cuando acudió a la Fiscalía dijo que pese al temor por las amenazas a muerte que recibió, decidió denunciar la extorsión en un primer momento en la Policía y tomas medidas de seguridad.

En el juicio, el tribunal dio validez al testimonio del empresario y otra serie de elementos de prueba que fiscales y policías recopilaron para probar la participación directa que tuvieron los terroristas.
Hubo declaración de las agentes antiextorsiones que realizaron las pesquisas, álbum fotográfico y actas de vigilancia y seguimiento que hicieron a los pandilleros.

Toda la prueba incorporada al expediente fue contundente y no dejó ninguna duda al tribunal sobre el delito que los terroristas cometieron.